INICIO//Cultura//Arte y Libros//Folkanica, el arte de emprender a través de la ilustración

Folkanica, el arte de emprender a través de la ilustración

Conozca a Flavia Macedo, una de las ilustradoras referentes en el ámbito nacional, quien, en medio de la pandemia, decidió crear su propio emprendimiento para vender sus creaciones.

Foto: Folkanica

Conozca a Flavia Macedo, una de las ilustradoras referentes en el ámbito nacional, quien, en medio de la pandemia, decidió crear su propio emprendimiento para vender sus creaciones.

A requipa no solo es conocida por ser la ciudad blanca del Perú. También es el lugar de nacimiento de grandes figuras como el cineasta Miguel Barreda, el poeta Mariano Melgar y por supuesto, el nobel de literatura Mario Vargas Llosa. Una tierra de volcanes que también vio surgir el talento de artistas como Folkanica. Una ilustradora y emprendedora que se ha consolidado en el mundo del diseño gráfico gracias a su talento.

Se radicó en la capital a sus 17 años. Posteriormente, estudió arquitectura de interiores en 2010 en Toulouse Lautrec, profesión que dejó a un lado para seguir el sueño de ganarse la vida con sus creaciones. De este modo, renunció a su trabajo de oficina y, aunque el inicio no fue fácil, hoy es un referente de la ilustración nacional.

“En el camino me fui dando cuenta que me gustaba el ramo del diseño gráfico porque lo mío era algo más creativo. Al principio no me terminaba de lanzar del todo. Sin embargo, una vez llegó la oportunidad de pintar un lienzo para enviar a Miami, todo de sorpresa, pues una tía me dijo que le pintara un cuadro. Luego un conocido de ella lo vio y le preguntó que quién era la artista. Así fue como empecé a pintar cuadros para la gente del extranjero. Entonces dije, voy a renunciar a mi trabajo y me dedicaré al arte tiempo completo”, expresa Flavia Macedo, más conocida como Folkanica.

Flavia es una ilustradora multifacética. Su trabajo se puede apreciar en cerámicas, cuadros, murales y demás elementos, especialmente, en aquellos que pueden ser reutilizados para convertir los desechos en obras de arte.

Es por ello, que, para conocer más sobre ella, Diners habló con Macedo sobre su trayectoria profesional y el trasfondo que hay detrás de cada uno de sus diseños.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Folkanica (@folkanica)

Una de sus características es la versatilidad en cuanto al diseño gráfico. ¿Cómo logró tener esta cualidad?

En realidad siento que es importante no perder la esencia de pintar  a mano. Cuando te dedicas solo a una cosa, al final se pierde toda la esencia de algo que en realidad lo pintaste y boceteaste. Esa es la esencia primordial del arte.

Yo siento que soy como un bicho que va por todos lados trabajando. La idea es no cerrar puertas ni rechazar las oportunidades. Además, mi propósito es darle una segunda oportunidad a los objetos que vemos como desechos. Por último, siempre se debe seguir investigando sobre lo que te apasiona y continuar hasta que encuentres lo que más te gusta en todos los aspectos del arte.

¿Cómo se complementa su carrera como arquitecta de interiores con el diseño gráfico?

La persona que empieza en diseño siempre debe tener una teoría del color. Yo en mi carrera tomé varios cursos como marketing, teoría del color y de ahí salté a los programas de edición que me ayudaron a empezar. También sabía que no podía esperar a que alguien viniera a tocarme la puerta y a comprar algo. Empecé a investigar un poco más y en realidad el proceso de vender un cuadro es así:

Yo nunca tengo piezas pintadas. La gente que me pide ya conoce mi trabajo y me dice “quiero esto”. Le hago un boceto y empezamos a ver cómo puede funcionar el diseño dentro de la decoración de su casa. Es por eso que en realidad mi proyecto es integral hacia ambas carreras.

A veces es necesario tener un soporte que nos apoye. ¿Qué tan importante fue el papel de su familia al momento de elegir el camino de la ilustración?

En realidad mis papás nunca esperaron a que fuéramos profesionales en la carrera que ellos eligieran. Siempre buscaban oportunidades para que nosotros fuéramos libres. A los nueve años me mandaron a vivir con una familia en Estados Unidos, porque sabían que debía abrirme al mundo en ese momento. Solo pedían que nosotros tuviéramos una carrera profesional y mi mamá fue la que nos motivó a ser emprendedor.

Mi familia me motivó a seguir con esto y cuando quise abandonar fue mi mamá quien me dijo “estás loca, debes seguir pintando”. En esos momentos de bajón me ayudaron a seguir y yo los veo a ellos como una gran inspiración hacia todo. Siento que a mucha gente no le pasa, por eso me siento afortunada.

Vea tambien: Saturnalia: ¿qué es y por qué era tan famoso?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Folkanica (@folkanica)

¿Cómo fueron los inicios de Folkanica en el diseño gráfico?

En mi trabajo, en un principio, a mí me frustraba un montón que no podía ser yo. Diseñaba para alguien más que firmaba mi trabajo como suyo. Ahí me di cuenta que debías ser tu propio jefe, porque la gente de atrás no tiene la libertad de crear. Lo mío no era estar sentada haciendo un plano, a mí me gustaba crear, hacer mis cosas y que nadie se tomara mi proyecto como si fuera suyo.

Sabía que iba a sufrir al empezar de cero, pero yo empecé publicando en mi Facebook personal. Mi familia fue la que me compró mis productos al principio. También me ayudaban a repostear. Luego empecé a ver que mi nombre ya estaba en varios lugares, entonces era como “wow, debo seguir haciendo cosas”. Así que empecé a pintar un montón de cosas y al ver que a la gente le empezaba a gustar decidí irme por este camino.

¿Por qué Folkanica?

Fue como una mezcla entre lo que me quería dedicar. Primero el folclor, es decir, investigar sobre culturas y sus colores. Mientras que, por otro lado, como Arequipa es una ciudad de volcanes es llamada la volcánica. Folkanica es una mezcla de esos dos conceptos.

¿Cómo definiría su tipo de ilustración?

Siempre dibujo mujeres. También me gusta mucho tener esa frase exacta, para que cuando alguien lo vea se sienta identificado con mi ilustración. Además, soy creyente en que el color salva vidas. Es decir, mientras más color tenga algo te hace sentir mucho mejor.

Entonces en realidad es abrirte. Se trata de respetar tus miedos, motivaciones, alegrías, ansiedades y problemas, para sacar un momento para ti e identificarte con la ilustración. Por otra parte, aunque tengo seguidores hombres, la mayoría de mi arte es para mujeres, mucho girl power.

¿Cuál es la motivación detrás de las ilustraciones?

La musa inspiradora es Frida Kahlo. La quise sacar millones de veces en las ilustraciones pero se convirtió en un personaje. También me inspiro en las letras de las canciones de la música, o las frases de las películas.

Por otra parte, mi mamá este año me empezó a regalar la revista Vanidades, que en su momento venían con libros de autoayuda. Por eso, cuando no tengo frases busco esas revistas de hace años. Entre mil historias que ves siempre vas a encontrar la frase perfecta para acompañar la ilustración. Tanto en lo cotidiano que te ocurre a ti como en la historia de muchas mujeres referentes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Folkanica (@folkanica)

Vea tambien: Ellas son las mujeres que están en las nuevas monedas de un sol

¿Qué consejo les daría a los nuevos diseñadores para que encuentren un estilo propio que los identifique?

La equivocación está en el inicio de todo. Me he equivocado muchas veces copiando a otras artistas y viendo de cerca el trabajo de alguien más. Sin embargo, cuando dejé de compararme empezó todo a fluir.

Muchos me escriben para preguntarme “¿cómo encontraste lo que te gustaba?”, y la verdad simplemente me dejé fluir. Tu identidad solo es tuya, obvio, pues cuando empiezas a compararte con alguien más es ahí cuando empieza la tormenta. Debes apropiarte de tu proceso creativo. Inicia, equivócate, no importa, si te gusta a ti, ahí es. Así es el inicio de tu carrera. Lo importante es sentirte cómodo con lo que estás haciendo.

¿Qué es el arte utilitario que menciona tanto y cómo lo aplica en su día a día?

Es darle una segunda oportunidad a las piezas. Por ejemplo, tener una tabla de cocina pintada con  flores a la que le das una también una función decorativa. Este año empecé a agarrar todas las cosas que había en mi casa, desde copas de vino hasta platos. Pensé que si las iba a desaparecer preferiría pintarlas y que complementaran mi decoración.

Es reutilizar y convertir en arte lo que iba a ser basura. Así fui sacando cosas a las que sentía que podía revivir. Además si lo haces tú es mejor, tiene más valor porque pusiste tu trabajo.

¿Qué tan difícil es emprender en Perú desde el diseño gráfico?

Es más difícil si no eres constante. Va a haber momentos en los que caerás al hoyo negro, pero si estás un paso muy adelante todo se puede hacer. Desde el principio sabía que no iba a ser fácil, en cuanto a todo lo que implica el tener una marca. Por ejemplo, hacer un branding, tener un contador, crear esencia de la misma, etc.

Por eso, ponerte metas y saber a dónde quieres llegar te ayuda a tener más ganas de crecer. Tengo amigas que empezaron conmigo y que ahora tienen tiendas dentro de malls. Lima es una ciudad de emprendedores y eso a mí me motiva más. Empezar es difícil pero avanzar depende de ti y todo con constancia lo puedes lograr.

¿En qué consiste su emprendimiento?

A raíz de la pandemia decidí hacer más masivas mis cosas. Lo mío siempre era único y así fui creciendo como cuatro años. Pero me di cuenta que muchos de los proyectos que tenía ya no los iba a tener por la pandemia. Especialmente, eventos sociales o talleres en un bar para 30 o 40 personas.

Pero un día dije “que egoísta vender solo dos piezas cuando alguien en realidad lo quiere”. Así creé The folkistore, la tienda de Folkanica. Al principio quería hacer un ecommerce pero me di cuenta que todo lo que hacía se vendía en dos o tres horas en Instagram. Entonces no podía hacerlos en la web, porque como se vendían tan rápido después sacar el stock iba a ser muy complicado.

Empecé con mascarillas y después se me dio por hacer más como ropa, agendas y todo se vendió. Algo que tengo que agradecer mucho a las seguidoras. Me encanta ofrecerle a todo el mundo algo de Folkanica, no solo en Lima sino por todas las partes del Perú.

Vea también: Ayleen Mayte: ilustración y empoderamiento femenino

Diciembre
29 / 2020