INICIO//Tendencias//Minimalismo, el camino hacia una vida más sostenible

Minimalismo, el camino hacia una vida más sostenible

Va más allá de desafiar el consumo. Constituye una postura filosófica que reflexiona sobre el uso de los recursos naturales y una vida más sostenibles.

Foto: Maksim Goncharenok / Pexels

Va más allá de desafiar el consumo. Constituye una postura filosófica que reflexiona sobre el uso de los recursos naturales y una vida más sostenibles.

V ivir con menos por elección y por convicción. Despojarse de una conducta materialista en un sistema de consumo donde el éxito y la felicidad están asociados a la acumulación de bienes. Eso es el minimalismo.

Quienes han dado este paso aseguran tener vidas más tranquilas y livianas, distanciadas de la presión social del consumo. En este artículo Diners aporta una mirada más allá del enfoque de tendencia o moda de este concepto. Dos antropólogos explican el significado de este estilo de vida y sus implicaciones en la sociedad.

La primera mirada que aportan los científicos sociales es acerca de su definición. “Se trata de una decisión individual o colectiva que reduce la relación que construimos con los objetos que nos rodean y que poseemos en la cotidianidad, también implica una forma de pensar que tiene efectos en nuestras conductas de consumo”, expresa Wilson Peña-Pinzón, antropólogo, docente universitario e investigador social de la Fundación Apalaanchi.

Por ejemplo, continua Peña-Pinzón, “las sociedades nómadas hace miles de años necesitaban desplazarse de un lugar a otro. Solo llevaban consigo lo necesario. Con el origen de la agricultura nos volvimos sedentarios y el modelo productivo se orientó a la acumulación. Entre ellos cientos de objetos que habitan en nuestros hogares desde hace miles de años”.

Para Catalina Ramírez, antropóloga y educadora ambiental, el minimalismo es una forma de vida encaminada a ser felices con poco. Un concepto contrario al consumismo que tiene sus fundamentos en la protección de los recursos naturales. En el estar en armonía con la naturaleza.

Un estilo con muchos adeptos

¿Qué lleva a la gente a elegir un estilo de vida minimalista en un mundo cada vez más influenciado por la tecnología? Hay varias tendencias, considera Peña-Pinzón, la primera está relacionada con la reflexión sobre qué tan útiles y necesarias son todas las cosas que consumimos. ¿qué impactos ambientales, sociales y psicológicos genera ese consumo?

La segunda tendencia, dice, se vincula a una expresión mucho más estética, asociada a la influencia del arte, el diseño, la arquitectura, entre otros campos que implementan una visión sobre cómo los seres humanos construimos y habitamos nuestros entornos. “Es posible que existan personas que se sienten representadas por ambas tendencias. Sin embargo, no es una regla estricta que convivan juntas”, enfatiza el antropólogo.

Ramírez coincide con la tendencia que surge de la preocupación por el cuidado del medio ambiente. Para ella, el minimalismo es parte de la evolución del ser humano. Lo que ha permitido a algunos alcanzar un estado de consciencia que conecta más con la naturaleza y que genera un cambio de paradigma frente al consumo, donde el dinero y el trabajo, cobran otro significado.

“El ser humano se está dando cuenta que comprar cosas y acumularlas no lo hace feliz. Existen experiencias y otras formas de tener felicidad. Está tratando de llenar el vacío que ha dejado el consumismo adoptando este estilo de vida”, comenta Ramírez.

La antropóloga asegura que el minimalismo está relacionado con la cosmovisión indígena. Una visión en la que se avanza pero también se retrocede para ir más profundo en el aprendizaje. “Por ello es una práctica que se parece mucho al estilo de vida de nuestros abuelos. Ahora tiene un plus, que es la tecnología”, explica.

Vea tambien: “La pandemia me dio fuerzas para emprender”, Taryun Trucios

Más que una moda

Foto: ÉMILE SÉGUIN 🇨🇦

Basta buscar en Google la palabra ‘minimalismo’ para darse cuenta de la relevancia que ha adquirido en los últimos años. Videos, blogs, historias de vida, reseñas de libros, y cientos de artículos con tips para incorporar el estilo de vida minimalista.

¿Podría entonces decirse que se trata de una moda y que como tal, es un privilegio de pocos? Peña-Pinzón asegura que más que una moda, el minimalismo es el reflejo del acceso al conocimiento, al dinero y a la capacidad que se tiene para asumir una postura frente a los espacios que se habitan y cómo se construyen.

“Así lo han comprendido aquellos que usan el minimalismo como una filosofía detrás de sus productos. Las industrias tratan de dialogar con la preocupación de los recursos y el impacto estético de sus obras. Sin embargo, estoy convencido que adoptar posturas minimalistas no depende de la capacidad de ingresos. Depende del compromiso y rigor con el que consumimos y cómo reducimos nuestros espacios a los objetos que son necesarios para vivir responsablemente con y en nuestros entornos”, argumenta.

En ese sentido, Ramírez afirma que llevar un estilo de vida minimalista puede a veces resultar costoso. Opina que si bien podría pensarse que es una cuestión de moda, se trataría de una moda con sentido. Al respecto plantea el siguiente ejemplo:

“En Latinoamérica las mujeres están usando la copa menstrual o toallas higiénicas en tela de bambú. Muchas youtubers promocionan estos productos. Si es una moda, ha llegado para quedarse . Me parece importante porque podría ser nuestro pasaporte para la continuidad en este planeta”, asegura.

Lucha contra el consumo obsesivo

¿Cuántas prendas de vestir tenemos en nuestro ropero y hemos usado pocas veces? ¿Qué otros objetos tenemos en nuestras casas con el mismo destino?, pregunta Peña-Pinzón. En su concepto, la sociedad de consumo y una economía basada en mercancías, han generado riqueza para quien las produce. No obstante, genera serios impactos en los ecosistemas y en la mentalidad de las sociedades.

“El consumismo tiene efectos sociales, culturales y psicológicos, cuando en los medios de comunicación y en otros espacios de nuestra sociedad nos invitan a consumir a partir de modelos afectivos, de pertenencia e identificación. Por ejemplo, una marca te dice que consumir algo es cool y al mismo tiempo proyecta aceptación social”.

“Lograr armonizar nuestras vidas, desprendidas de la acumulación y de la compra obsesiva de mercancías, nos ayuda a comprometer nuestras acciones cotidianas con la transformación de la relación que sostenemos con los recursos naturales no renovables. El minimalismo también está vinculado con actitudes espirituales y políticas. Por ejemplo, el animalismo, el veganismo y el yoga, que están en una constante búsqueda de la salud física y mental. De lograr conexión con otros seres vivos”, precisa el científico social.

Además de generar menos impacto ambiental, Ramírez considera que el minimalismo es una oportunidad para establecer comunidad. Lugares para intercambiar productos y construir lazos más fuertes con quienes nos rodean. “Es pensar en colectivo, porque comienzas a sentirte parte de una red, una red que te apoya y te sostiene”, agrega.

Vea tambien: ¿Qué juguete era el más popular en el año de su nacimiento?

¿Se puede vivir con menos y ser feliz?

Ya sea como filosofía de vida, tendencia o moda, el minimalismo responde, para muchas personas, a la necesidad de encontrar la felicidad a través de un equilibrio que permite vivir con tranquilidad, en armonía con sí mismo y el entorno.

“La felicidad ya no depende de qué tanto tengas, sino de lo que tú haces y si lo que haces te da felicidad. El minimalismo como decisión de vida, es la búsqueda de un sentido armónico que cada persona construye, y en esa ecuación la felicidad es importante. No solo se puede vivir con menos, se debe vivir con menos como una respuesta para la supervivencia humana frente al agotamiento de los recursos naturales”, manifiesta Peña-Pinzón.

A su vez, la antropóloga Ramírez precisa que la felicidad es un concepto tan amplio que encasillarla en un estilo de vida como el minimalismo, no sería justo. “No es lo mismo la felicidad para ti que para mí. Yo hablaría más de bienestar, el minimalismo trae bienestar, salud y calma. Claro, si estás saludable y en calma, estás feliz. Se trata de llevar ligera la maleta de vida”, comenta.

Aporte a la sociedad

minimalismo

Los científicos sociales también opinaron acerca del aporte que el minimalismo, como postura filosófica, hace a las sociedades. Afirman que permite generar una reflexión sobre lo innecesario y lo que genera impacto al medio ambiente, y que es a partir de este cuestionamiento como la vida podrá hacerse más sustentable en las próximas décadas.

“A futuro los Estados orientarán sus políticas al ahorro, a la reducción o eliminación del consumo de muchas cosas que en este momento nos afectan. Eso permitirá que los modelos productivos se orienten a reconsiderar soluciones para eliminar mercancías que se vuelven obsoletas rápidamente o que no están diseñadas para ser reparadas o reutilizadas”, destaca Peña-Pinzón.

Asimismo, ambos investigadores coinciden en que el minimalismo es una plataforma hacia una vida sostenible, un camino que se está abriendo para repensar el consumo y reaprender otras prácticas y formas de vida. Esto, según Ramírez se manifiesta en ser más conscientes de las acciones y creencias que se tienen. Por ejemplo, transformar los hábitos de higiene a un modelo más ecológico o comprar artículos que duren más tiempo o que tengan un segundo propósito una vez cumplan su primera función.

“Se trata de construir una sociedad mejor, que este más unida a la naturaleza, de pensar más en comunidad y actuar por el bien de todos y no solo de unos pocos”, enfatiza Ramírez.

También le puede interesar: Happycracia, un libro en contra del optimismo tiránico

Octubre
29 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

24 noviembre, 2020 VER MÁS
22 noviembre, 2020 VER MÁS
21 noviembre, 2020 VER MÁS

ARTICULOS RELACIONADOS

24 noviembre, 2020 VER MÁS
23 noviembre, 2020 VER MÁS
22 noviembre, 2020 VER MÁS
21 noviembre, 2020 VER MÁS