INICIO//Cultura//Arte y Libros//Human Nico, el arte de ilustrar la cotidianidad

Human Nico, el arte de ilustrar la cotidianidad

Nicole Haaker, la ilustradora que habla sobre la inequidad de género, las crisis existenciales y las frustraciones generadas por la pandemia.

Foto: Human Nico

Nicole Haaker, la ilustradora que habla sobre la inequidad de género, las crisis existenciales y las frustraciones generadas por la pandemia.

Let’s pretend I know what I’m doing (“Finjamos que sé lo que estoy haciendo”). Ese fue el primer mensaje que colocó la ilustradora Human Nico en sus redes sociales. Una publicación del 7 de agosto de 2017, que, sin saberlo, marcaría el inicio de la carrera de una de las ilustradoras peruanas con mayor proyección en Internet.

Detrás de esta cuenta de Instagram se encuentra Nicole Haaker, una comunicadora audiovisual graduada de la Universidad Peruana de Ciencias (UPC). Nicole no estudió artes plásticas, tampoco diseño gráfico. Sin embargo, la vida le dio el don de retratar la cotidianidad en sus ilustraciones.

Los miedos del recién graduado, la inequidad de género, las crisis existenciales propias de los veinte años y por supuesto, las frustraciones generadas por la pandemia, son algunos de los temas que suele abordar en sus publicaciones.

“Nunca pensé que pudiera hacerlo hasta que vi a gente como yo en redes sociales. No creía que lo que hacía era arte, pues siempre pensé que para considerarme artista debía hacer cuadros muy realistas tipo la Mona Lisa. Según yo, mis dibujitos solo eran cosas que hacía en la parte de atrás de mi cuaderno cuando estaba aburrida”, explica Haaker.

Diners conversó con Nicole Haaker, la ilustradora encargada de llevar la cuenta de Human Nico: “El 2020 es el momento de buscar, leer y escuchar las voces de las mujeres. De consumir su contenido, prestarles atención y valorar su talento. Si pudiera convencer a la gente para que haga algo sería que sigan a más mujeres en su vida”, expresa.

Foto: @contrapunto.f

¿Cómo fueron sus inicios en el mundo artístico?

No podría decir el momento exacto en el que inicié a dibujar porque no me acuerdo. De niña sí quería ser dibujante, eso era algo muy natural para mí pues me pasaba algo y lo dibujaba. Además, era muy seguidora de Mafalda.

Sin embargo, no tengo ni idea de quién me metió en la cabeza que no podía dedicarme a eso. Me tomó años deshacerme de esa idea pues pensaba que no era lo suficientemente buena para ser profesional. En su momento solo lo vi como un hobby.

¿Qué tanta influencia ha tenido su mamá en su vida artística?

Mi mamá estudió para ser profesora de arte pero es florista. Estoy convencida que no estaría donde estoy de no ser por ella. Desde el primer momento en que agarré una crayola ella vio eso y me puso muchas más. Soy privilegiada. ¿Cuántos artistas en el mundo no conocimos solo porque no tuvieron unos padres que los apoyaran?

Yo conté con la suerte de tener una mamá que creyó en mí desde el día uno. Ella guardó todos mis dibujos, me dio la posibilidad de crear y nunca me cuestionó. Siempre ha sido mi fan número uno.

¿En qué consiste Human Nico?

Una de las cosas que me detenían en el pasado era que yo pensaba que no tenía nada que decir. No en el sentido de carecer de opinión. Sino que creía que aún no me había pasado una gran historia para contar. ¿Quién va a querer escucharme?, suponía.

Pero fue cuando empecé a contar lo que me pasaba en mi día a día que Human Nico empezó a despegar. Por ejemplo, el cómic de la universidad fue el primero que se hizo viral. Siento que mucha gente vio eso y pensó “eso también me ha pasado”.

Yo soy mujer y vivo en un país en el que se vive mucha violencia de género. Un tema que me interesa muchísimo. Soy feminista, es algo importante para mí, por lo que investigué para poder hablar del tema. Eso abrió también a una comunidad de personas que me siguen.

No obstante, intento siempre abordar los temas con humildad. No puedo asumir que lo sé todo, por eso es importante escuchar y prestar atención. Así logras conexión con la gente y obtienes el “a mí también me ha pasado”. Siempre intento encontrar el lado humano de las cosas y por eso Human Nico. Mi yo más humano.

Vea tambien: Libros recomendados para cerrar el mes

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Human Nico (@human_nico) el

¿De dónde saca la inspiración para Human Nico?

Sigo mucho a Bryan O’Malley, escritor de Scott Pilgrim. Él dijo en una entrevista “hay algo muy poderoso cuando la gente joven habla de ser joven”. Eso me encantó porque es verdad. Hay algo poderoso en hablar de lo cotidiano. En reírnos de la ridiculez del ser humano, de las normas y patrones que nos hemos impuesto.

A veces pienso que si viniera un marciano pensaría que somos rarísimos. Trabajamos todos los días para tener plata, pero la gastamos para luego seguir trabajando. O que cuando alguien pone cierta cantidad de ritmos nos movemos de cierta manera. Para alguien externo debemos ser rarísimos. Es difícil abstraerse y pensar en las cosas raras que hacemos como humanos. Pero una vez que lo logras te das cuenta de que somos una especie muy chistosa.

¿Tiene algún referente en la ilustración nacional?

Caracoles del jardín es una, se llama Michelle. Yo vi un curso con ella que se titulaba Si no sabe qué hacer con su vida, haga cómics. Ella hace muy bien el tema de abstraerse y ver la realidad desde lejos. Todo desde el personaje de un caracolito que retrata ocasiones súper bizarras.

¿Cómo afronta los mensajes negativos que llegan desde las redes sociales?

Me pasó por primera vez con mucha intensidad cuando hice un post acerca de una experiencia personal. Resulta que me ponía polos de las bandas que me gustaban. Entonces los hombres se me acercaban a pedirme justificaciones de por qué yo usaba esa ropa. “Dime tres nombres de canciones. Demuestra que te gusta Joy Division”, decían.

En el texto que acompañaba a la imagen puse: “¿Que levanten la mano conmigo las personas a las que les ha pasado esto? #Micromachismo”. En mi experiencia y en la de mis amigas, a las mujeres les pedían más explicaciones cuando se vestían con ropa de músicos.

No les cabía en la cabeza que a ellas les gustara no sé, Metallica por ejemplo. Ahí se me vino el mundo encima. Todos los hombres molestos de Internet empezaron a reclamar. “¿Cómo me atrevía a decir que eso era machismo? Es algo que le pasa a cualquiera”, según ellos.

Por un momento no sabía qué hacer, había muchos comentarios en el post. Al principio les contestaba porque me interesaba tener diálogo, pero hay unos que solo insultaban. Ahora los ignoro pero en su momento me afectó. Sin embargo, fue una amiga la que me dijo, “si la gente está reaccionando es porque has dicho algo que es verdad. Los ha fastidiado porque los hiciste dudar. Te admiro”. Ahora, cada vez que pasa eso recuerdo esa anécdota.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Human Nico (@human_nico) el

Vea tambien: Esta es la obra de la nobel de literatura Louise Glück

Y, por otra parte, ¿qué comentarios son los que más la han motivado?

Me llegan muchos mensajes conmovedores. Por ejemplo, en una publicación yo contaba que por muchos años solo usaba pantalones negros porque tengo piernas gordas. Pensaba que tenía que ocultarlas. Entonces conté la primera vez que fui a comprarme unos pantalones de colores. Los comentarios en este post eran del tipo “esto me ha dado el coraje para vivir con más libertad. Ser más feliz conmigo”.

La otra vez una chica me escribió “guardé este post para verlo cada vez que esté triste”. Eso es bonito, yo también guardo cosas que me hacen feliz. Me alegra ayudar en eso.

Un mensaje para las personas que todavía no se animan a seguir sus sueños por el miedo al “¿qué dirán?”

Voy a responder con una anécdota que en principio parece no tener nada que ver. Cuando chiquita me gustaba mucho Green Day. Por eso quería ir a su concierto pero no había plata. Entonces escuché que en la radio estaban haciendo un concurso por mensajes de texto, pero en un principio pensé “ni fregando, mucha gente se va a postular”. Luego no sé por qué se me ocurrió “¿y qué tal si todos piensan como yo y no participan?”. Entonces me animé a concursar y al final gané.

Ahora, ¿cómo se relaciona con la pregunta?. A veces lo que da miedo es justo lo que toca hacer. Hazle caso a esa parte tuya que tiene miedo porque a lo mejor tiene algo que decirte. También pregúntate qué le dirías a un amigo. ¿Le dirías “eres muy tonto no lo hagas”?. Probablemente no, al contrario, lo animarías. Trátate como un amigo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Human Nico (@human_nico) el

Y, puntualmente, ¿qué consejos le daría a los nuevos ilustradores?

Lo primero es la constancia. Luego entender que nadie inventa la rueda, de hecho, hay un dicho muy bueno que dice “roba como una artista”. ¿Qué quiere decir esto? En resumen es que consumas mucho arte, coge lo que más te guste de cada cosa y con eso arma algo tuyo. Lo que tú haces probablemente ya existe, pero jamás va a ser igual a lo de otra persona porque eso tiene tu esencia.

Hay que tener cuidado de pensar que la inspiración es una musa que llega por la ventana a tocarte el cerebro y a darte esa idea para el cómic de mañana. Esa es la mentira más grande que existe. El arte es 20% talento y 80% compromiso. Es un trabajo constante, de todos los días sentarte en tu escritorio y hacer al menos un garabato. Mata a tu musa y ponte a trabajar. Haz lo que puedas hacer bien.

También le puede interesar: El ilustrador que recrea con humor negro los tiempos del Covid-19

Octubre
26 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

24 noviembre, 2020 VER MÁS
22 noviembre, 2020 VER MÁS
21 noviembre, 2020 VER MÁS

ARTICULOS RELACIONADOS

24 noviembre, 2020 VER MÁS
23 noviembre, 2020 VER MÁS
22 noviembre, 2020 VER MÁS
21 noviembre, 2020 VER MÁS