INICIO//Estilo de vida//Salud y Fitness//¿Cómo afecta el aislamiento la salud mental de los niños?

¿Cómo afecta el aislamiento la salud mental de los niños?

Ansiedad, depresión o baja autoestima son algunos de los síntomas más comunes.

Foto: Саша Лазарев / Pexels

Ansiedad, depresión o baja autoestima son algunos de los síntomas más comunes.

A demás de un fuerte colapso económico, el aislamiento obligatorio también ha generado secuelas psicológicas en las personas. Ansiedad, depresión o baja autoestima son algunos de los síntomas más comunes. ¿Cómo afecta esto a la salud mental de los niños?

En Perú varias instituciones ya hicieron un llamado de atención sobre este tema empezando por MINSA (Ministerio de Salud). Incluso, el Colegio de Psicólogos de Perú afirma que esta coyuntura afectó la conducta de más del 69% de niños.

Mientras tanto, en Europa, la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente estima que el 30 por ciento de los niños y adolescentes presentan síntomas de estrés postraumático.

Diners habló sobre este tema con Julissa Podestá. Psicóloga de la Universidad Ricardo Palma y especialista en psicología deportiva en la Asociación de Psicólogos Deportivos de Argentina. También es psicoterapeuta cognitivo conductual y trabaja en un nido con niños de uno a cinco años.

Foto: Dương Nhân / Pexels

¿Cómo afecta el aislamiento a los niños?

Los niños están más cerca de los sentimientos pues descubren el mundo a través de los sentidos. Entonces cada personalidad es muy distinta. Algunos revelan ansiedad, otros no. Algunos tienen problemas de autoestima. Es relativo.

Ellos perciben las señales de los adultos de los que están rodeados. Si el adulto no puede controlar su ansiedad, enojo o estrés eso se le puede pasar al niño. Por el contrario, si está relajado, es más fácil que el niño no sienta miedo.

¿Cuáles son las problemáticas más comunes?

Autoestima, ansiedad, estrés, tristeza, miedo e inseguridad. Al estar encerrados y ver que todos usan mascarilla cuando antes no era así, se dan cuenta de que sus rutinas cambiaron drásticamente de la noche a la mañana, por ejemplo, ya no van al nido a jugar con sus amigos. Acá siempre debe ir primero la verdad, la idea no es alarmarlos ni ocultarles las cosas, pero sí ser honestos.

El mundo ya no es igual pues toda la gente está tapada y más nerviosa. Un ejemplo puede ser aquellos que se tiraban a la arena a jugar. Ahora ya no lo van a hacer porque ya está en la mente el “cuídate, no te ensucies, etc”. Si los padres no saben bien cómo manejar esta situación pueden hacerle un daño tremendo al niño.

¿Cómo manejar la ansiedad en los niños?

Con una rutina en casa. Que tengan algo que hacer desde que se levantan hasta que se acuestan. Claro que esto no tiene que ser muy autoritario, debe haber un poco de flexibilidad por todo lo que estamos viviendo. La clave está en compartir con ellos y que no se vuelvan sedentarios. Deben sentirse escuchados y queridos para sentirse seguros de sí mismos.

Más allá de las actividades o tareas que les mandan en los colegios para hacer en casa y que los ocupan todo el día, no está de más que jugar un poco con ellos. Armen un Lego, lean un cuento, bailen, canten, hagan algo divertido. Que no todo sea estudiar o darles un celular. Eso les ayuda a no estar tan estresados.

 

Vea tambien: Vegetales que engordan y que usted no sabía

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lic. Julissa Podestá (@psicologia.jp) el

¿Pueden tener secuelas a largo plazo?

No hay que ser alarmista porque los niños son esponjas y lo absorben todo. Si viven en una casa con un ambiente de ansiedad y estrés, el decir “nos vamos a enfermar” o “nos vamos a morir”, algo tan extremo, el niño recibe esas palabras. Por lo tanto, empezarán a repetir lo mismo en su cotidianidad.

Incluso, antes de que pasara esto, ya había niños que decían “no voy a la arena porque mi mamá me regaña por estar sucio. Luego me enfermo, voy a clínica y me ponen muchas inyecciones”. Por ejemplo, si todos sufren de ansiedad en casa entonces el niño va a estar triste, desganado, desmotivado. De repente se vuelve más inseguro.

¿Qué otros errores pueden llegar a cometer los padres o tutores de los niños?

Siempre pienso que la crianza positiva es la mejor. Si tú le vas a dar halagos tienes que hacerlo constantemente, si el niño hace algo bien tienes que reconocerlo. Hay padres que solamente ven lo malo.

He escuchado casos de papás regañando a sus hijos cuando ven que les cuesta concentrarse en las clases virtuales, diciéndoles “siéntate, así no vas a aprender nada”. A ver, es algo nuevo para ellos el estar sentados tratando de aprender de una computadora y escuchando a las miss del otro lado. Es verdad que la disciplina ayuda mucho a darles valores a los niños, pero siempre es mejor calidad que cantidad; hay padres que confunden eso.

Otra cosa es que puedes estar veinte horas en la casa pero sin prestarle atención a los niños. Grave error. Ellos se dan cuenta de eso y exigen ese tiempo compartido.

¿Cómo identificar si un niño necesita ayuda profesional?

Necesita algún acompañamiento psicológico cuando algo ya está fuera del comportamiento habitual. Si el niño era alegre, juguetón y ahora está apartado y triste eso ya es un cambio. O si ya no presta atención en las clases ni le interesa el colegio como antes, ahí debemos descartar un problema de aprendizaje o emocional.

Foto: Victoria Borodinova / Pexels

Recomendaciones al momento de elegir un buen experto

A veces los padres eligen un profesional que no tiene muy buena química con ellos. Eso es un error. En mi caso, para empezar yo no le pregunto su vida entera ni por qué está molesto. Primero me presento y dejo que él también lo haga.

Empezamos a conversar un poco de su día y que me cuente sobre sus juguetes favoritos. Así vamos generando confianza para que quieran volver a tener una sesión conmigo. La idea es que no te vean como alguien que va a meterse en su vida.

Vea tambien: Platos para disfrutar de Halloween y el Día de la Canción Criolla

¿Qué tan importante es que los niños tengan su propio espacio?

Es importante que también tengan tiempo para ellos. Ojo, eso no significa que los vas a dejar horas en una tablet sin supervisión. Pero si es bueno que tengan su lugar para que sean más autónomos con sus cosas. Los puedes dejar en su mesita trabajando o conversando con sus amigos, pero tú estás ahí al costado mirando lo que está haciendo.

Pueden hacerles actividades como dibujar su día, que vean una película o organizar una reunión por Zoom con sus compañeros. Por ejemplo recomiendo Intensamente, que enseña sobre las emociones y cómo se sienten. Ahí ellos aprenden que si se sienten así es por algo.

¿Las mascotas ayudarían a reducir la ansiedad en los niños?

Las mascotas para los niños es más que todo una responsabilidad porque deben cuidarla. Es recomendable, sí. El niño se va a sentir más seguro de sí mismo porque le das autonomía e independencia.

Le puedes poner tareas en su pizarra, como alimentarlo o jugar con la mascota. Ahora son sus propias responsabilidades. Eso es bueno pues el niño debe ir creciendo poco a poco.

Estamos constantemente conectados en Internet, radio, televisión, etc. ¿El exceso de información puede afectar a los niños?

Sí. No se trata de cargarnos de solo noticias porque necesariamente no son buenas; suele ser lo contrario. Tampoco leerlas en voz alta constantemente. La idea es que tengas un momento para escucharlas y otros en los que no. Nunca aconsejo por ejemplo estar todo el día metidos en tablets o cosas así porque a la larga trae problemas de concentración.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lic. Julissa Podestá (@psicologia.jp) el

Para recibir más consejos sobre la salud mental de los niños y otros temas, puede seguir a Julissa en redes sociales.

También le puede interesar: ¿Cómo saber si usted sufre de estrés silencioso?

Julio
31 / 2020


ARTICULOS RELACIONADOS

22 octubre, 2020 VER MÁS
21 octubre, 2020 VER MÁS