INICIO//Estilo de vida//Viajes//¿Podemos imaginar otro tipo de turismo en Fiestas Patrias?

¿Podemos imaginar otro tipo de turismo en Fiestas Patrias?

¿Cómo reinventar los feriados por Fiestas Patrias ahora que todos los días parecen iguales? Diners habló con cuatro viajeros peruanos sobre este tema.

Foto: Talia Lostaunau

¿Cómo reinventar los feriados por Fiestas Patrias ahora que todos los días parecen iguales? Diners habló con cuatro viajeros peruanos sobre este tema.

E l contexto de la pandemia por el COVID-19 no solo ha afectado la industria del turismo a nivel global, también la misma esencia del viaje. Y para muchos viajeros natos, aquellos que lo son por convicción o por trabajo, también supuso aprender a adaptarse. ¿Qué ocurrirá con el turismo en Fiestas Patrias?

En este encierro compartimos por redes sociales fotos antiguas, de viajes recientes, de viajes que no pudimos hacer. Hemos leído artículos y reportajes de esos destinos a los que íbamos a ir, seducidos por una sed de descubrimiento y de encuentro con otras culturas.

Desempolvamos esos álbumes con el registro de los viajes familiares y de los primeros viajes de promoción con amigos del colegio. Y fuimos conscientes también que esos destinos, sumamente turísticos, que encabezan rankings y que reciben a miles de viajeros, tuvieron un descanso.

Es que el viaje es zozobra y además puede ser reflexión. Sobre todo, a puertas de Fiestas Patrias y sabiendo que el turismo interno será lo más próximo a activar.

Reunimos a viajeros peruanos para que nos cuenten sobre su propia filosofía del viaje, sobre su cambio, su terca y férrea esperanza de que, pronto, volveremos, confiados y seguros, a cruzar fronteras ajenas (las físicas y las mentales). Este es un artículo de nostalgia, de recuerdo, pero también de imaginación.

Zsa Zsa Frayssinet. De Viajerazsa

¿Recuerda cuál fue su primer viaje al interior del país? ¿Cuál fue el último que hizo? Y ¿cuál sería el que quisiera hacer ahora?

El primer viaje que recuerdo fue uno que hice a Huancayo con todo el salón de mi colegio. Tenía once años. Todos los años hacíamos viajes dentro del Perú. En ese de Huancayo, fuimos a la laguna de Paca, comimos trucha y la pasamos bien, a pesar de que varios tuvieron soroche por la altura.

Y el último que hice fue a Arequipa, para un programa sobre las mejores picanterías de la ciudad. Regresé a Lima el 15 de marzo, un día antes de que empezara la cuarentena. Se me han caído muchos viajes, es cierto, pero ahora lo importante es ponerle punche al turismo interno, cuando sea más seguro, sobre todo. Y esperar. Me gustarías darme una escapada a las playas del norte, para tomar sol y recargarme de buena energía.

¿Qué es lo que más extraña de viajar?

Lo que más extraño es la emoción de llegar a un lugar nuevo, de cambiar de aire, de conocer gente. De vivir nuevas cosas, ¿no? Como la sorpresa. Es lo que más extraño. Sí, soy de planear, porque investigo antes qué hacer y qué no hacer.

Busco las cosas que me gustan: deportes de aventura. Algún museo. Pero siempre dejo espacio para flexibilidad de cualquier cambio de planes o algo que aparezca por ahí.

Siempre escuchamos que Perú es un país multicultural y de paisajes hermosos. Pero ¿en realidad los peruanos lo saben y están orgullosos de eso?

Siempre digo que el Perú es maravilloso e infinito. Creo que lo sabemos, pero nos centramos en los destinos que más se recomiendan. Nos quedamos con Machu Picchu, Máncora y algo más. No sé si sea un tema solo de marketing o de infraestructura.

Algunos sitios con paisajes maravillosos no son tan accesibles o no están preparados para recibir a mucha gente. Y tal vez no sea algo malo, porque a veces, las personas somos depredadoras. Quizás esté bien que no sean tan promocionados o conocidos para que se mantengan cuidados.

¿Cuál es el destino nacional con el que tiene una relación especial?

El Parque Nacional del Manu. Es vida y magia pura. Nunca he estado en tal conexión con tanta naturaleza. Los tonos de verde, los animales, el aire limpio, la gente. No lo puedo describir con adjetivos, solo tengo vida y magia.

Todos los peruanos debemos conocerlo, porque nos cambia la perspectiva de vida: darnos cuenta de que somos algo muy chiquitito dentro de un ecosistema gigantesco, que debemos empezar a cuidar y respetar más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Zsa Zsa Frayssinet 🌿 (@viajerazsa) el

¿El turismo es una herramienta o un riesgo? De vez en cuando, aparece una noticia de que algún viajero daña el patrimonio arqueológico de Cusco.

El turismo es una herramienta, pero como todo, cuando se vuelve excesivo pierde los pros y gana algunas contras. He viajado por lugares con poca y con mucha gente, si bien el turismo mueve la economía y somos muchos más los que viajamos, sí creo que deberían existir lugares regulados. Hay reservas naturales que limitan el acceso por días, para que los lugares permanezcan bien, sin dañar el ecosistema o el patrimonio.

¿Cuál es la diferencia entre ser viajero y ser turista?

No creo que se deba satanizar al turista. Creo que hay diferentes tipos de viajes: para relajarte, para conocer, para comer, para hacer turismo rural vivencial o tal vez, para ir a un crucero a tomarte unos tragos. Ninguno es mejor que el otro. Cada uno viaja para lo que necesita en ese momento y listo.

En este contexto de pandemia, ¿cómo han resistido o cómo se han reinventado o, más bien, están a la espera?

En este contexto, sí estuve a la espera. Porque hubo mucha incertidumbre, todavía la hay. Empecé a investigar sobre ecología, sobre cómo llevar una vida sin dejar mucha huella en el planeta.

En mis redes comparto ciertas iniciativas en pro del medio ambiente, de cómo vivir de una manera más ecosostenible, de promocionar el turismo interno, de ir a pequeños hospedajes, de tratar de contactarse con tour operadores formales y pequeños, para mover la industria en el país.

Ana Marcela Suclla. De Próxima Parada

turismo

¿Cuál fue el primer viaje que recuerda al interior del país?

Uno de mis primeros viajes familiares, de niña, fue cuando el nevado de Pastoruri (Huaraz) estaba cubierto de nieve. Mis papás nos subieron en caballos y lo recuerdo, porque nos habían comprado unas casacas térmicas.

Antes de subir, había muchos niños sin medias y en polo. A mis ocho años, no entendía por qué no tenían casaca y les pedí a mis papás que les comprara medias y chompas. Ellos, sorprendidos, lo hicieron. Ese viaje nunca lo olvidaré.

¿Qué es lo que más extraña de viajar?

Extraño la emoción de descubrir un lugar nuevo, de mandarme a viajar sola y reinventarme en cada destino, porque cuando viajas así, tienes la opción de hacer las cosas diferente, a tu manera.

Siempre averiguo todo lo necesario sobre el destino antes de llegar y dependiendo del estilo de viaje puedo tener todo reservado o improvisar. He viajado de las dos maneras y la segunda es más divertida definitivamente. Existe la emoción de no saber que pasará, de que aparezca una aventura.

Siempre escuchamos que Perú es un país multicultural y de paisajes hermosos. Pero ¿en realidad los peruanos lo saben y están orgullosos de eso?

Creo que falta nacionalismo. Eso está ligado, creo, a los años de discriminación a la gente que nació y vive en los Andes, por ejemplo. No se valora lo “nuestro” y aquí también están incluidos los destinos.

Si se trabajan valores desde la escuela y la familia, como la igualdad, el respeto y la empatía, podría marcar un nuevo comienzo para erradicar temas como la discriminación en nuestro país.

¿Cuál es el destino nacional con el que tiene una relación especial?

Considero que cada destino es un descubrimiento constante y en cada viaje, lo redescubro. Pero si tuviera que decidirme por uno, sería el norte. He pasado veranos enteros allí desde niña. Hace unos años, en Máncora descubrí las aguas termales de Fernández que no eran visitadas por turistas, solo por gente local. Hasta que unas fotografías se hicieron virales en redes y el turismo se activó.

Vea tambien: Cinco plantas de interior fáciles de cuidar

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ani ☘️ Travel & Social Impact (@proximaparada.pe) el

¿El turismo es una herramienta o es un riesgo? De vez en cuando, aparece una noticia de que algún viajero daña el patrimonio arqueológico de Cusco.

El turismo es una actividad que genera beneficios para locales y extranjeros. Nos permite conectar con nuestro país a través de la experiencia y el conocimiento. Además, de generar ingresos para muchas familias peruanas.

Se convierte en riesgo cuando el turismo no es responsable, cuando se ponderan los ingresos antes que el patrimonio en sitios arqueológicos. Se necesita un enfoque responsable y regulaciones en cada uno de nuestros patrimonios, para que nuestras maravillas no terminen cerradas y explotadas como, por ejemplo, Maya Bay en Tailandia.

¿Cuál es la diferencia entre ser viajero y ser turista?

No creo que haya alguno mejor o peor que el otro. Considero que todos hemos sido alguno de ellos en algún momento. Lo veo como formas de viaje distintas que se adaptan a nuestras necesidades del momento.

Para mí, un viajero es aquel que se involucra en el día a día del destino, como un local. Y un turista es el que observa, el que trata de mantener su estilo de vida en ese destino, es más un testigo que un partícipe de la historia.

En este contexto de pandemia, ¿cómo han resistido o cómo se han reinventado o, más bien, están a la espera?

Estoy en constante comunicación con organizaciones relacionadas al turismo, con las que ya he colaborado. Creo también que es un buen momento para guiar al viajero hacia una experiencia de viaje responsable, cambiar ciertos hábitos y valorar lo nuestro, así como en información de oportunidades a futuro para algún destino.

Respecto a iniciativas, me han gustado mucho los estudios que se han hecho sobre el viajero post-COVID de algunas agencias de viaje. Creo que en eso deberían centrarse los negocios relacionados al turismo, en entender las nuevas necesidades del viajero.

Talia Lostaunau: viajera e ingeniera forestal. Fundadora de 2enRuta

¿Recuerda cuál fue su primer viaje al interior del país? ¿Cuál fue el último que hizo? Y ¿cuál sería el que quisiera hacer ahora?

Recuerdo el viaje al balneario de Tortugas, en Casma. Mis tíos alquilaron una casa en una playa en la que solo había luz hasta las nueve de la noche y luego cantábamos a la luz de las velas. Todo ahí era diferente.

Y el último viaje que hice fue a la Reserva Nacional Tambopata en Madre de Dios. Visité el Tambopata Research Center porque quería encontrar fauna silvestre. Ahora tengo ocho meses de embarazo y lo que realmente me provocaría hacer es viajar a la costa norte, comer rico y disfrutar de las playas. Claro, ya será con mi bebé, pañales, bloqueador, sombrilla, etc.

¿Qué es lo que más extraña de viajar?

Lo que más extraño es viajar en auto, parando en diferentes pueblos que muchas veces ni siquiera había oído nombrar, conversar con las personas y comprar lo que se produce en la zona: frutas, quesos, café y, sobre todo, miel de abeja.

Soy de las que se informan bien sobre los destinos que existen, pero, en el camino, siempre encuentra un desvío para tomar. Cada aventura tiene su encanto.

Siempre escuchamos que Perú es un país multicultural y de paisajes hermosos. Pero ¿en realidad los peruanos lo saben y están orgullosos de eso?

Siento que los peruanos sabemos que vivimos en un país multicultural y biodiverso y que nos sentimos orgullosos de ello. Siempre que estoy afuera del país y escucho a un peruano está presumiendo de lo rica que es la comida, lo increíble de sus paisajes y lo espectacular de sus fiestas típicas.

Sin embargo, cuando viajo dentro del país, muchas veces he sentido que algunos valoran esta diversidad de manera un poco superficial. Es importante informarnos un poco más antes de participar de fiestas tradicionales, no visitarlas solo porque están de moda o porque se arma la juerga.

También creo que debemos cuidar los espacios naturales, evitar la contaminación sonora y la basura (muy comunes, durante campamentos de fines de semana largos). No creo que haga falta marketing para esto, quizás lo que falta es educación y respeto.

¿Cuál es el destino nacional con el que tiene una relación especial?

Desde hace algún tiempo decidí que quería conocer todos los departamentos del Perú. Por trabajo o paseo los fui conociendo uno a uno hasta que, hace unos cuatro años, me di cuenta de que solo me faltaba Tacna.

Decidí viajar a Tacna sin muchas expectativas. Para ser honesta, en ese momento el punto era poner un check y cumplir con mi objetivo. Me sorprendí mucho cuando llegué y me enteré de todo lo que se podía hacer. Los géiseres de Candarave fueron espectaculares y sus playas me encantaron.

¿El turismo es una herramienta o es un riesgo? De vez en cuando, aparece una noticia de que algún viajero daña el patrimonio arqueológico de Cusco.

Como muchas otras actividades económicas, el turismo es una excelente herramienta si se gestiona y se hace bien. Creo que en Perú muchas veces nos hemos equivocado. Hemos empezado con el marketing de un destino y recién después planificado cómo se debería realizar el turismo en el lugar.

Cuando esto pasa, muchas veces es muy tarde. Si los destinos se gestionan bien, el turismo puede ser una muy buena alternativa frente a otras actividades económicas que degradan los ecosistemas o promueven la pérdida de culturas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Talia Lostaunau (@talialostaunau) el

¿Cuál es la diferencia entre ser viajero y ser turista?

Los términos “viajero” y “turista” son solo nombres o etiquetas creadas. No creo que un término sea mejor que el otro. Lo mejor es ser un “viajero” o “turista” responsable, disfrutar al máximo del viaje entendiendo que estás llegando a lugares en los cuales las personas tienen costumbres e ideas diferentes que no necesariamente tienes que compartir, pero considero que sí debes respetar.

Los viajes son una oportunidad para aprender de otras culturas y para mostrar un poco de la propia. Es decir, generar un intercambio cultural.

En este contexto de pandemia, ¿cómo han resistido o cómo se han reinventado o, más bien, están a la espera?

Como conté estoy embarazada, así que por suerte no había planeado muchos viajes para esta etapa. Por el contrario, había planeado quedarme tranquila en casa, ordenar el cuarto del bebé y hacer una pequeña pausa en los viajes por primera vez desde que tengo diecisiete años.

Tengo que admitir que igual extraño viajar y aprender. Me gusta escribir y tomar fotos y, por lo general, lo hago cuando estoy de viaje. Para inspirarme y sentir que sigo viajando por Perú, he decidido empezar a coleccionar mascarillas hechas por artesanos y artesanas de diferentes partes del país.

Vea tambien: Cinco tips para sacar provecho de su ancho de banda

Diego Zimmermann. Fundador de Peruvian Soul

Foto: Peruvian Soul

¿Recuerda cuál fue su primer viaje al interior del país? Y ¿cuál fue el último que hizo?

Un destino recurrente de mis primeros viajes por el Perú es la Reserva Nacional de Paracas. Fue siempre un lugar muy especial para mí, no solo es el lugar ideal para practicar la navegación, sino un lugar de refugio recurrente para desconectarme de la rutina y disfrutar de la naturaleza.

Paracas es para mí un sinónimo de naturaleza donde puedo conectarme conmigo, explorar la inmensidad del desierto, sentir el viento en los acantilados, disfrutar una tarde viendo el atardecer o acampar en la Reserva viendo una noche estrellada.

El último viaje antes del inicio de la pandemia fue al Amazonas. Este destino no deja de sorprenderme por su geografía, biodiversidad y los lindos proyectos de conservación privada.

Después de haber explorado nuevamente la región de Amazonas pasamos nuestros últimos días en el ACP de Milpuj con Lola y Perico, nuestros anfitriones quienes conservan este bosque de manera voluntaria. Realmente fue una experiencia mágica y una bonita forma de despedirnos del Amazonas.

¿Qué es lo que más extraña de viajar?

Hace diez años decidí renunciar a mi trabajo en una empresa transnacional para fundar Peruvian Soul y explorar el alma del Perú. Aunque pueda sonar cliché lo que más extraño es justamente ese sentimiento de libertad y exploración. Poder viajar en carro recorriendo las rutas más remotas de nuestro país, conocer a gente increíble, aprender de proyectos y emprendimientos, disfrutar de la naturaleza, compartir experiencias.

Soy de los que hace mucha investigación antes de viajar a un lugar. Me gusta explorar los mapas, las rutas y buscar cuanta información sea posible. Las rutas más difíciles y duras son las que normalmente me sorprenden con los paisajes más impresionantes. Al mismo tiempo soy una persona muy curiosa y en ruta siempre te enteras de nuevos destinos, lugares, proyectos o personas que valen la pena visitar.

Siempre escuchamos que Perú es un país multicultural y de paisajes hermosos. Pero ¿en realidad los peruanos lo saben y están orgullosos de eso?

Perú es uno de los países más megadiversos del mundo. Realmente somos muy afortunados de poder disfrutar de la geografía y la riqueza histórica y cultural de nuestro país.

Creo que la mayoría de los peruanos estamos orgullosos de lo nuestro. Incluso, a veces presumimos con adjetivos cómo “el lago navegable más alto del mundo”, “la ola izquierda más larga del mundo”, “la civilización más antigua de América”, entre otros ejemplos. Sin embargo, al margen de las campañas de marketing o el orgullo que podamos sentir los peruanos, creo muchas veces realmente no valoramos ni conocemos lo nuestro.

Como viajeros nos falta ser más responsables. Informarnos más de los lugares que visitamos, abrir nuestras mentes y ser más tolerantes con otras costumbres. No tratar de imponer las nuestras para poder lograr una verdadera conexión.

Hablamos mucho de lo impresionante que es nuestra geografía, pero después de cada feriado largo las playas y valles terminan inundados de plástico. Hablamos orgullosos de nuestras fiestas tradicionales, pero buscamos solo la foto para las redes sociales sin entender el verdadero significado cultural.

Creo que lo que falta realmente son campañas de educación de cómo ser realmente un turista responsable, lo cual mejora la experiencia tanto para el visitante como para los anfitriones.

¿Cuál es el destino nacional con el que tiene una relación especial?

Uno de los lugares con el que tengo una conexión muy especial es la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, en la sierra de Lima. Desde hace varios años, Huancaya se ha hecho conocida por sus cataratas, cascadas y lagunas de color turquesa.

Sin embargo, es mucho más que eso. Desde el Apu Pariacaca y las lagunas de Ticlla dónde se origina el río Cañete hasta los andenes de Laraos, con su impresionante legado cultural, existen muchas experiencias que valen la pena disfrutar.

Por ejemplo, ir más allá de las bellas cascadas de Huancaya y explorar el centro arqueológico de Huamanmarca. Levantarse temprano para explorar el vuelo de los cóndores en Carania, aventurarse a caminar un tramo del camino Inca en la ruta del Apu Pariacaca o preparar un rico queso fresco y aprender a usar un telar de cintura en Tanta, Vitis o Laraos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Peruvian Soul (@peruvian.soul) el

¿El turismo es una herramienta o es un riesgo? De vez en cuando, aparece una noticia de que algún viajero daña el patrimonio arqueológico de Cusco.

El turismo responsable es una de las mejores herramientas para fomentar la tolerancia. Viajar, aprender y compartir experiencias es una parte esencial de la actividad humana y esto es uno de los mayores aportes del turismo.

Para los anfitriones, el turismo responsable ayuda no solo a generar recursos económicos, también a revalorar y fortalecer los valores culturales. Para los turistas, salir de su zona de confort y visitar otras realidades es una oportunidad de reflexión y aprendizaje.

En Perú lamentablemente hemos tenido muchas experiencias de improvisación turística. Se da a conocer un lugar y empiezan a llegar miles de turistas, pero sin planificación lo único que se genera es la destrucción del atractivo, contaminación, turismo masivo y muy poco valor para los lugareños.

Para mí, el turismo responsable es justamente eso, poder lograr esas conexiones humanas y enriquecer la vida tanto de los visitantes como de los anfitriones.

¿Cuál es la diferencia entre ser viajero y ser turista?

Existe una frase que dice que hoy “los turistas no quieren ser turistas”. Prefieren ser llamados viajeros, pues el término “turista” es utilizado frecuentemente de forma despectiva para llamar a las personas que viajan a un lugar y lo experimentan de forma superficial.

Lo importante es poder ser un turista o viajero responsable. Aquel que se informa antes de viajar a un lugar, aquel que es respetuoso con culturas distintas a las suyas y las adopta por unos días, aquel que respeta la naturaleza y que, en su interacción turística, genera un cambio positivo en las personas y lugares que visita.

En este contexto de pandemia, ¿cómo han resistido o cómo se han reinventado o, más bien, están a la espera?

En el caso de Peruvian Soul, un tour operador de turismo receptivo especializado en viajes a la medida, el corto plazo será muy duro por las restricciones de viajes internacionales. Sin embargo, por la esencia de nuestra empresa, creemos que tendremos una gran oportunidad en el mediano plazo, teniendo en cuenta los hábitos de consumo del “viajero post-pandemia”.

Creemos que será un viajero más responsable, que elegirá empresas turísticas formales que ofrezcan y cumplan con todos los protocolos de salud. Los viajeros darán más valor al turismo sostenible y a los servicios personalizados. También buscarán realizar menos turismo masivo y más turismo de naturaleza.

También le puede interesar: ¿Cómo será el turismo en Perú durante la “nueva normalidad”?

¿Qué opina de esta nueva forma de turismo en Fiestas Patrias?

Julio
22 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

7 agosto, 2020 VER MÁS