INICIO//Tendencias//¿Cómo lidiar con la frustración por los planes cancelados por el Covid-19?

¿Cómo lidiar con la frustración por los planes cancelados por el Covid-19?

Algunos especialistas en salud mental dan pautas para hacer las paces con la frustración y las emociones negativas generadas por esta situación.

Foto: curtis-macnewton / Unsplash

Algunos especialistas en salud mental dan pautas para hacer las paces con la frustración y las emociones negativas generadas por esta situación.

E l aislamiento social ha puesto a prueba la capacidad de adaptación de los seres humanos a nuevos estilos de vida impuestos, abruptamente, por la crisis global de pandemia. En medio de ese escenario las personas lidian a diario con distintas emociones, y la frustración es una de ellas, derivada de todos los planes que se postergaron ante la imposibilidad de concretarlos durante este año.

Vivir en confinamiento no ha sido fácil para la gran mayoría de personas, sobre todo para aquellas que tuvieron que despedirse de las actividades planeadas con varios meses de antelación: vacaciones soñadas, viajes de negocio, eventos deportivos, reencuentros familiares, conciertos, entre otras. Momentos de felicidad postergada que dejaron un sabor agridulce y muchas emociones negativas sin tiempo para ser procesadas.

¿Cómo manejar esta situación en la actual coyuntura de confinamiento?

Dos especialistas en salud mental dan algunas pautas para aprender a convivir con estas emociones durante el aislamiento social obligatorio.

Frustración por no viajar

Foto chris-lawton / Unsplash

Enfrentar un duelo

Según María Paz Sáenz, psicóloga clínica y docente de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, la cancelación de planes durante el confinamiento representa una pérdida y por lo tanto una situación similar a un duelo.

“La frustración es parte de la experiencia de duelo, puede traernos mucho enojo e incluso ira, también tristeza, desesperanza, y en algunos casos, quitarnos las ganas de seguir planeando y soñando”.

“Aceptar esa situación como una realidad que tenemos que enfrentar nos ayuda a hacer las paces con esa pérdida y convivir con ello para luego hacer nuevos planes, soltar la rabia y la tristeza”, asegura Sáenz.

Soledad en cuarentena
Foto: alex-ivashenko / Unsplash

Además de la frustración, en el proceso de duelo también aparecen miedos, sensaciones de impotencia, de desamparo y negación. Para Pedro Morales Paiva, médico psiquiatra y director de FelizMente, institución dedicada al cuidado de la salud mental y emocional de las personas y de las organizaciones, estas son fragilidades que algunas personas suelen tener en su interior y que al no haberlas procesado correctamente afloran en momentos como estos, impidiéndoles enfrentar con fortaleza circunstancias difíciles.

Manejar la frustración

No hay pérdida que no incomode o desordene la vida, señala Sáenz, por lo tanto, experimentar esa emoción es un estado natural. Para ello recomienda como primer paso aceptar la frustración, reconocer y saber que está y se quedará al menos temporalmente. Tratar de evitarla no es la solución porque hace parte de la experiencia de duelo.

“Debemos permitirnos estar frustrados, molestos y tristes. Luego, es importante ayudarnos a que esas emociones se hagan más pequeñas porque es imposible que desaparezcan de inmediato, pero pueden no ser nuestras únicas emociones”.

“Esto se logra enfocándonos en los aspectos positivos de nuestra vida. Si bien la cancelación de un evento que hemos esperado con ansias no tiene nada de positivo, seguro otros aspectos de nuestra vida sí”, expresa Sáenz.

Vea tambien: ¿Cómo será el turismo en Perú durante la "nueva normalidad"?

Frustración
Foto: anthony-tran / Unsplash

Por su parte, Morales considera que la aceptación es un camino en el que entendemos que hay situaciones irreversibles que están más allá de la voluntad y el control de cada persona. Explica también que planificar otro tipo de actividades y no verlas como un premio de consolación, sino como alternativa, puede ayudar a enfrentar la frustración.

Soledad en cuarentena

¿Qué pasa con las personas que transitan en soledad la frustración de los planes descartados? Sáenz opina que enfrentan un gran reto, incluso si son introvertidas y suelen disfrutar la soledad, porque a pesar de ello, antes de la cuarentena estaban acostumbradas a ver más gente en su rutina.

El panorama puede ser un poco más complejo si se trata de personas que no han aprendido a estar consigo mismas de forma positiva, esto ocasiona que sufran más el periodo de aislamiento, destaca Morales.

“Una expresión de cierta madurez emocional implica que uno pueda estar solo pero elegir cuándo quiere estar acompañado, no por la necesidad de tapar el sentimiento de estar solo, eso no lo resuelve”, enfatiza el psiquiatra.

Si usted se encuentra solo en casa lidiando con este tipo de emociones, los especialistas recomiendan usar la tecnología como aliada para generar espacios de interacción social virtual, esto es, llamar a familiares, a amigos o a colegas.

Reconectarse con la familia
Foto: dollar-gill /Unslpash

El teléfono continúa siendo un canal de contacto efectivo, pero las plataformas virtuales permiten integrar y poder ver a más personas en simultáneo.

Participar en actividades en vivo, a través de streaming, ya sea una rutina de ejercicios, un juego en línea, una charla sobre algún tema de interés o un concierto online, permite una interacción real con muchas personas y tener la sensación de estar acompañados, sugieren los especialistas.

Acercarse a las ventanas o salir al balcón para observar con detenimiento los alrededores del vecindario y respirar un poco aire también puede ser de gran ayuda.

Contención familiar

La familia tiene un rol determinante en el proceso de manejo de la frustración. La contención que pueden brindar como círculo afectuoso más cercano es clave.

“Hablar de cómo nos sentimos, de qué nos molesta, qué nos da rabia, cuáles son nuestros miedos, darnos el espacio para conversar entre personas que nos queremos es importante. Nos permite sentirnos escuchados y contenidos emocionalmente a la vez que escuchamos y contenemos al otro”, expresa Sáenz.

En este acompañamiento la familia debe evitar convencer a la persona de dejar los sentimientos o emociones negativas porque puede ser contraproducente.

El apoyo debe manifestarse en la disposición para escuchar y en ayudar a generar emociones positivas. “El entorno familiar debe ser respetuoso con el momento que la persona atraviesa, presionarlo para que esté bien solo genera un efecto negativo”, señala Morales.

Vea tambien: Teletrabajo: ¿cómo ser productivo sin sacrificar su vida personal?

Volver a planear actividades

“Un buen mecanismo que da consuelo mientras la persona transita el momento de frustración es aplicar razones lógicas a lo ocurrido para comprenderlo”, dice Sáenz.

Asimismo, la especialista en psicología clínica señala que es importante no enemistarse con la frustración, ya que se trata de una emoción que aparece por una razón, como por ejemplo, la ilusión creada ante la expectativa de un viaje anhelado, cuya postergación agobia debido al esfuerzo (tiempo, dinero u otros recursos) que implicó planearlo.

Planear nuevas actividades

Stil / Unsplash

Al aceptar la frustración, comprender que está bien sentirla y que es posible sobrellevarla, la persona está lista para volver a hacer planes, actividades pequeñas aún en aislamiento.

“Hagamos citas por internet, tengamos videoconferencias múltiples, vistámonos elegantes aunque no vayamos a salir, reactivemos hobbies dejados”, propone Sáenz.

Un futuro con muchas preguntas

Aunque todavía persisten inquietudes sobre cuándo se podrá volver a la normalidad, cuándo será posible retomar la vida social o bajo qué limitaciones se permitirá, ambos especialistas coinciden en que la incertidumbre hoy es menor que al comienzo de la pandemia, las rutinas se han ido encauzando y ya se tiene una noción más clara de la convivencia familiar o del teletrabajo, por ejemplo.

“Nadie tiene experiencias referentes de una situación similar a esta que enfrentamos hoy. No es fácil imaginarnos cómo nos va a ir si nunca habíamos vivido nada parecido. Es normal que esto cause más incertidumbre y más ansiedad”, asegura Sáenz.

Según Morales, el impacto de este tipo de situación en la salud mental de una persona puede tener dos vertientes a futuro; la primera, que se prolongue el sentimiento de frustración; y la segunda, que esta misma circunstancia adversa ayude a que mucha gente encuentre un motivo para encontrarse mejor consigo misma, esto se conoce como capacidad de resiliencia, cuando la adversidad se convierte en un estímulo para superarse y vencer obstáculos, porque la crisis estimula el esfuerzo y la perseverancia.

“Es muy positivo que coyunturas complejas de este tipo nos dejen enseñanzas que nos permitan ser un poco mejores”, argumenta el psiquiatra.

Por último, Sáenz aconseja hacer deporte como una forma de “drenar” situaciones de estrés, ansiedad o frustración a través de la actividad física.

Abril
30 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

7 agosto, 2020 VER MÁS