INICIO//Estilo de vida//Moda//Tres marcas de moda sostenible peruana que debe conocer

Tres marcas de moda sostenible peruana que debe conocer

Lo estético importa. Pero no es lo único que persiguen estos diseñadores. Estas marcas de moda sostenible tienen como principio fundamental la protección del medio ambiente.

Foto: Cortesía marcas / Instagram

Lo estético importa. Pero no es lo único que persiguen estos diseñadores. Estas marcas de moda sostenible tienen como principio fundamental la protección del medio ambiente.

Comprar, comprar, comprar! Esa obsesión por el consumo excesivo e innecesario que padece la sociedad contemporánea ha hecho que se pierda de vista que el consumismo compromete los recursos naturales e impacta de forma negativa la vida del planeta. No en vano la industria de la moda es la segunda más contaminante en el mundo y, bastaría con saber que 20 % de los tóxicos que se vierten en el agua provienen de la industria textil, para repensar esa tendencia de la moda actual de comprar, usar y tirar.

Algunos diseñadores no se han dado por enterados. Pero otros han decidido rebelarse contra la masificación, lo seriado y la estandarización para enfocarse en una producción más responsable con el medio ambiente, que promueva el uso consciente de los recursos naturales y que incentive políticas laborales más justas.

Perú se sumó a esa corriente de la moda sostenible a partir del trabajo de jóvenes emprendedores que confeccionan piezas más amigables con la naturaleza.

Cada una de las marcas de moda sostenible que vienen a continuación han realizado actividades de promoción y cuidado durante la pandemia del Covid-19.

Estrafalario: piezas con impacto social

La industria de la moda adolece de dos males: aparte de ser la segunda más contaminante del mundo, tampoco es un secreto la explotación laboral que puede tener detrás. Conocer aquel trasfondo desilusionó mucho a Valery Zeballos, quien unos años antes se había empeñado en crear su propia marca de ropa femenina para demostrarle a sus padres que lo suyo era el diseño de modas y no la administración de empresas.

“Saber que la industria que tanto me apasiona es la que más explota a mujeres y a niños, la que más contamina los ríos con los químicos y el poliéster y que todo ello afecta la salud de las personas fue muy chocante para mí”, recuerda Zeballos.

Aquel hallazgo ocurrió cuando Valery preparaba su postulación para el concurso de la Cop 21 de París (2015), que exigía el diseño de un vestido “energía cero” para la pasarela del evento más importante del mundo sobre el cambio climático. Su propuesta estuvo entre las ganadoras y ello la impulsó a repensar su marca.

“Tenía dos opciones: o me hacía la vista gorda y seguía con mi marca y con las acciones de la moda, donde solo importan las luces y el glamour; o me volvía un agente de cambio. Empecé entonces a averiguar más sobre el tema y redirigí mi carrera a la sostenibilidad”, comenta.

Valery quiso conservar el nombre original, que salió de su gusto por los atuendos extravagantes y fuera de lo común que solían usar sus tías que vivían en Alemania. Pero cambió su razón de ser. Desde entonces, Estrafalario promueve lo que se conoce como upcycling, al reciclar los materiales que desecha la industria textil y emplearlos para confeccionar nuevas piezas.

“Utilizamos lo que existe y le damos un valor agregado con un diseño versátil y mensajes impactantes”, explica Valery.

Así cumplía con su propósito de convertir a Estrafalario en una marca sostenible. Solo faltaba lograr que generara un impacto positivo en la sociedad. De ahí que decidieron sumarse al proyecto Cárceles Productivas y hacer equipo con las internas del Penal Anexo de Chorrillos, para ofrecerles un trabajo justo y herramientas para su inserción laboral.

Comenzaron en 2017 con seis internas, a quienes entrenaron en técnicas de bordado, confección y crochet. Hoy son más de 20 mujeres las que forman parte de Estrafalario.

“El resultado ha sido muy positivo. No solo le damos herramientas para insertarlas laboralmente y ayudarlas a incrementar sus ingresos en 30 %, sino que también nos convertimos en un vínculo con sus familias. Son mujeres que se sienten avergonzadas por su situación y mostrar ahora que trabajan en un proyecto de moda y que pueden aportar a sus familias, les cambia la vida”.

Estas mujeres –junto a un grupo de madres adolescente del Inabif – participan en la elaboración del catálogo de Estrafalario, que incluye camisas hechas 100 % de algodón, blusas confeccionadas con saldos de la industria textil, vestidos reversibles para usar de diferentes formas, trajes de baño y accesorios.

Vea tambien: AYNI: la empresa de moda peruana más reconocida en el exterior

Un porcentaje de las ventas se destina al programa social y por la compra de cualquiera de sus camisas se hace un aporte para que la ONG ambientalista AIDER siembre un árbol en Perú.

Las prendas de Estrafalario se pueden adquirir a través de su página web www.estrafalario.pe y sus redes sociales, con envíos nacionales. También se consiguen en su stand en el Jockey Plaza, en las tiendas Diversa, Vernácula y Lima Bonita.

Evea: calzado ecológico

Lima está a unos 490 kilómetros de donde comienza la Amazonía, el bosque tropical más grande del mundo. Desde la capital, nadie puede presenciar cómo cada año se deforestan más de 150 mil hectáreas de zona verde, a causa de la tala, el narcotráfico y la minería ilegal. Así que aquella realidad le era ajena a Cristian Gutiérrez. Hasta que comenzó a frecuentar la zona de Puerto Bermúdez y observó con sus propios ojos el desastre natural.

Eso lo impulsó a cuestionarse cómo se podía generar empleo con el desarrollo del caucho sin afectar las áreas del bosque. Entonces, se dedicó a trabajar con familias shiringueras para idear un proceso que permitiera recolectar el látex y transformarlo en láminas de caucho por medio de una técnica artesanal, sin necesidad de talar ningún árbol, sin dañar los animales que lo habitan y sin contaminar el ambiente.

De ahí surgió Evea, una marca cuyo nombre evoca al árbol de caucho silvestre “Hevea brasiliensis”.

Empezaron en 2015 haciendo accesorios, pero el experimento no les resultó y se vieron obligados a reinventarse.

“Al principio tuvimos algunos temas técnicos. El material de los accesorios se pelaba rápidamente o se manchaba. Esa dificultad nos obligó a mirar qué otras cosas podíamos hacer con el caucho y se viró hacia el calzado. Un calzado que conserva los cauchos de bosque silvestre y que está hecho con textil reciclado”, acotó.

Este proceso de producción responsable involucra en la actualidad a unas 59 familias amazónicas recolectoras de látex de shiringa, a quienes se les brinda una oportunidad de negocio respetuoso con el medio ambiente a un precio por encima del mercado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

En Evea estamos orgullosos del trabajo que hacen los shiringueros peruanos. Estas familias utilizan su conocimiento ancestral para recolectar el látex del árbol de shiringa de forma sostenible, sin talar ningún árbol, sin dañar ningún animal, ni contaminar el ambiente; y junto con ellos desarrollamos el primer calzado sostenible del Perú, un calzado de diseño resistente, liviano y antideslizante. De esta forma generamos una oportunidad de negocio respetuoso del medio ambiente y de las personas, ofreciendo a las familias amazónicas la alternativa de obtener ingresos económicos de su entorno sin talar los árboles. . . . #porlosbosques #fairtrade #rubber #comerciojusto #localgrown #artesanal #responsiblecomsuption #nature #sustainableshoes #eveaecofashion #stopdeforestation #forest #ilovenature #iloveplanet #instagood #sustainablefashion #modasostenible #ethicalfashion #peru #amazonas #fashion #ModaQueConservaBosques #shoes #stopdeforestation #fairfashion #eco #whomademyclothes #calzadosostenible

Una publicación compartida por Evea Eco Fashion (@eveaecofashion) el


De manera que esta comunidad pueda salir de la pobreza extrema y vincularse de nuevo con la naturaleza, para no destruir el hábitat de muchas especies ni caer en prácticas como la explotación, el narcotráfico, entre otros.

Al final, el resultado de Evea es lograr ofrecer a sus clientes un zapato ecológico, resistente, liviano y antideslizante, pensado tanto para hombres como para mujeres. Eso sí, los diseños y variedad de colores son limitados. Pero ello responde también a una razón ecológica.

Vea tambien: El encanto único de 3 marcas de diseñadores independientes

“No usamos materiales de origen animal, tampoco cuero ni tejidos que hayan implicado sufrimiento. Trabajamos con retazos sobrantes de tela que molemos, refinamos y convertimos en hilo. Así logramos un nuevo textil, que en su recuperación no ha usado agua ni tintes”, explica Cristian.

Los productos de Evea se pueden adquirir en su página web www.evea-ecofashion.com. Así como en las tiendas Diversa o Vernácula en Lima. A través del crowfounding, realizan ventas individuales y envíos internacionales. Su mirada ahora está puesta en expandir su mercado hacia Estados Unidos y Alemania.

Insecta: bolsos veganos

La moda tradicional no solo contamina. También suele ser una de las industrias más crueles con los animales. Saberlo le generó desconcierto a Sandra Valle, una diseñadora de 31 años que comulga con el veganismo.

Ello la impulsó a ofrecer una alternativa y a crear una marca para demostrar que no es necesario sacrificar a ningún animal para obtener un gran producto. Así surgió Insecta en el año 2015.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#YoMeQuedoEnCasa 📖🧘🏿‍♀️🍿🎨🎧

Una publicación compartida por Insecta 🐝 (@insectaoficial) el

En ese entonces, Sandra leyó en uno de los grupos de veganos en Facebook que era posible hacer un cuero vegetal con la fibra de las hojas de piña.

Comenzó a averiguar más sobre el tema y descubrió que la industria mundial deja 13 millones de toneladas de residuos. Además, conoció de la existencia del cuero vegetal del árbol de shiringa, que es un textil hecho de látex natural.

Esos materiales se convirtieron en sus insumos para confeccionar mochilas, billeteras y maletines, productos cuyo diseño está inspirado en insectos de la Amazonía como una manera de concientizar a sus clientes sobre la importancia de su conservación.

“En Insecta entendemos que todos los animales son importantes. Incluso, los más pequeños”, cuenta Sandra. “Los insectos ocupan 90 % del mundo animal, limpian y fertilizan la tierra. Sin insectos en el mundo, no habría vida”, agrega.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Insecta Barranco 👉 Insecta La Molina👉 Delivery a todo el 🌍 🌊 #CompraVegano

Una publicación compartida por Insecta 🐝 (@insectaoficial) el

Insecta trabaja en conjunto con las biólogas de Endémica, un proyecto de diseño y ciencia hecho por mujeres que persigue la conservación de la biodiversidad. Ellas se dedican a confeccionar vestidos con imágenes de insectos y la investigación que está detrás de cada pieza, se la facilitan al equipo de Sandra para que haga sus piezas de cuero vegetal inspirados en los animales más pequeños del planeta.

Los productos de Insecta –que oscilan entre 69 y 529 soles– se pueden adquirir a través de su página web www.insecta.pe, donde ofrecen el servicio de envíos nacionales e internacionales. También se encuentran en algunas tiendas en Barranco, La Molina, San Isidro, Jockey Plaza, así como en las provincias de Arequipa, Piura y Cusco. Hasta ahora, han logrado entrar al mercado de Estados Unidos y esperan continuar su internacionalización para ampliar el alcance de su mensaje en contra del maltrato animal.

También podría interesarle:  ¿Se puede combinar el amor a la moda y el medio ambiente?

Marzo
28 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

26 octubre, 2020 VER MÁS

ARTICULOS RELACIONADOS

30 septiembre, 2020 VER MÁS
16 mayo, 2020 VER MÁS