Falda plisada: la prenda que no puede faltar en su armario

La falda plisada es una prenda que a pesar de los años sigue dando de qué hablar. Acá le contamos un poco de su historia y algunas formas de usarla.

New York Fashion Week 2020. Empieza el desfile de la colección primavera – verano de Michael Kors. Mujeres blancas, afrodescendientes, orientales, europeas y americanas caminan por la pasarela mientras las faldas plisadas se mueven de lado a lado con estrellas, estampados, texturas, colores y combinaciones excéntricas que sorprenden a los espectadores. Con chaquetas, blazers, abrigos, o sacos, no importa el complemento, son ellas unas de las piezas relevantes en el camino.

Este año, la falda plisada ha sido protagonista de semanas de la moda como la de Milán y Londres, alfombras rojas de premios e inclusive en el street style. Marcas como Lacoste, Michael Kors, Collection y Chloé han permitido que esta tendencia este llegando cada vez más a los outfits de las mujeres en el mundo, eso sin contar las colecciones de Zara y Stradivarius que sin importar la temporada siempre tienen estas piezas en sus vitrinas.

Con el paso de los años las mujeres se han encargado de darle diferentes usos a la falda plisada, por eso, Diners le cuenta algunas formas de usarlas.

Consejos para usar una falda plisada

“Lo importante, más allá de tener muchas prendas, es saber configurar un armario inteligente que permita darle múltiples estilos a piezas clave”, comenta Camilo Guerrero, coordinador del diplomado de Derecho de la Moda en LCI Bogotá, y experto en temas de diseño y marcas de moda.

La versatilidad de la falda plisada permite que se pueda cambiar rápidamente de un look elegante, a uno de fiesta en la noche, de reunión familiar, de cita romántica a street fashion, lo importante es no condicionarse a algunas normas y encontrar los elementos que sean acordes a su personalidad y a su confort.

No olvide que en la mayoría de los casos es mejor que cualquiera de las prendas que escoja para la parte superior esté dentro de la falda, pero eso ya lo escogerá usted a la hora de lucir el atuendo.

Camisa lisa o con algún mensaje

Una de las formas más comunes de llevar una falda plisada es con una camisa sencilla de un solo tono. Es ideal para esas faldas coloridas, con estampados de animal print, con lentejuelas o brillos. Incluso, hay quienes acompañan estas camisas de colores planos con frases de empoderamiento femenino, amor propio o incluso crítica social.

Dependiendo de la ocasión se puede combinar con tenis, botas blancas que también están en tendencia, o con tacones o sandalias. Carlos Guerrero sugiere acompañarla con una chaqueta de cuero, que también es una prenda básica que hay que tener en el armario.

Foto: @stradivarius


 

Una prenda versátil

La versatilidad de la falda plisada permite que la comodidad de la mujer salga a flote. Así que una de las recomendaciones de Guerrero es llevar unas botas de caña alta para que “cuando te sientes y cruces la pierna se genere una libertad de movimiento. No estás condicionada a mostrar la pierna, tendrás la comodidad que necesitas”.

Una apuesta más urbana, es usar estas faldas con crop top. Acompañe esta pinta con una chaqueta de jean o de cuero sobre sus hombros para darle un estilo más fashion. Incluso el experto propone darle un toque más street y anexar una riñonera, ya sea en la cintura, cruzada en el pecho o como bolso.

También funciona para el trabajo

Si quiere lucir un poco más formal para días de reuniones o incluso eventos especiales, esta falda es perfecta con blazer oversize de un solo tono, si tiene una falda estampada, o puede jugar con los colores que desee. El punto es no verse saturada ni recargada y tener un look acorde a la ocasión.

Al ser un momento laboral lo mejor sería llevar zapatos de tacón, pueden ser de charol o gamuza, o usar zapatos mules que ya hace unos años se están poniendo en tendencia, luego de haber sido populares en los años 90.

Foto: @stradivarius


Otras recomendaciones

Los sacos que se tienen guardados en el armario para el invierno, o para las temporadas de frío también van muy bien con las faldas plisadas, en especial los cuellos de tortuga. Puede agregarle un cinturón para resaltar la cintura.

El estilo monocromático está presente en algunos outfits, así que no tenga miedo de manejar los mismos colores de la falda plisada en las prendas superiores, ya que lo interesante de esto es combinar texturas y darle más protagonismo a los accesorios.

Un poco de contexto

El uso de las telas plisadas se remonta a la realeza egipcia, cuando las usaban como símbolo de poder y riqueza. Las faldas plisadas las han llevado tanto hombres como mujeres a lo largo del tiempo, desde los tradicionales kilts escoceses, hasta la reina Isabel, cuando la lució en la década de 1950.

Empezando el siglo XX, Mariano Fortuny diseñó el vestido al que le aluden la liberación del corsé: el Delphos, hecho con seda plisada. “La elasticidad natural que proporcionaban sus pliegues, inspirados en esculturas griegas, revolucionaron el mundo de la moda. La máquina que creaba los pliegues a base de calor, registrada en 1909 por Fortuny, fue un aporte probablemente tan importante como la creación del Delphos” asegura la periodista de moda Sofía Agostini en un artículo de la revista Vogue.

Poco a poco la falda plisada empezó a hacer parte de los looks europeos, norteamericanos y desde inicios del siglo XXI en Latinoamérica —- aunque ya muchas décadas atrás las faldas eran sinónimo de feminidad —.

Artículos Relacionados

  • Galería: Las mejores fotografías acuáticas de 2020
  • Una galería para conocer a los finalistas del World Press Photo 2020
  • Vea las 17 fotos finalistas del Sony World Photography Awards 2020
  • El bar de Ernest Hemingway y cuatro lugares que amaban los escritores