Tres hoteles en las mejores playas de Perú para visitar en este verano

Aproveche esta temporada para disfrutar Máncora, Bahía Paracas y Tumbes, en la comodidad de estos hoteles de talla mundial con planes y alta cocina.

Máncora, Bahía Paracas y Punta Sal son algunas de las playas más reconocidas del país, por la temperatura tibia del mar y la presencia de corales y peces de colores. La primera se ubica al norte, cerca a la Reserva Nacional de Tumbes; la segunda, en el extremo sur de la bahía de Pisco; y la tercera a 30 kilómetros de la frontera con Ecuador.

Aranwa Vichayito Bungalows (Máncora)

La cadena de hoteles Aranwa, reconocida por TripAdvisor con el certificado de Excelencia en 2019 y Destino ideal en 2016, cuenta con un espacio privilegiado en playa Vichayito, libre de rocas, acantilados y con un alucinante mar turquesa. En medio de palmeras y naturaleza se levantan cómodos bungalows y carpas beduinas, únicas en el país, para ofrecer una experiencia de descanso, privacidad y diversión.

Aranwa, que significa ‘leyenda’ en quechua, captura la esencia de aventura y misterio de las antiguas tribus del Perú, que se combinan con detalles arquitectónicos sofisticados que los huéspedes pueden experimentar dentro del lugar.

Lo que alguna vez fue una playa desértica sin posibilidades de acceso, hoy es uno de los referentes de descanso en el Perú con este hotel que cuenta con 22 carpas beduinas, diseñadas para parejas que quieren dormir con el sonido de las olas del mar y por la mañana disfrutar del desayuno en una terraza, donde también puede dormir la siesta en una hamaca o simplemente disfrutar de la puesta del sol.

Si lo que está buscando es un espacio de lujo, pregunte por las carpas suites. Hay cuatro: dos matrimoniales y dos dobles, con aire acondicionado, bañera con pies de león, sala de estar, terraza, ducha española y ciertas comodidades para hacer de su estancia, un recuerdo imborrable.

Para privacidad total, puede optar por alguno de los cuatro bungalows matrimoniales hechos en madera ecológica, acompañados de camas king, ducha española, terraza, aire acondicionado y una privilegiada vista de los atardeceres de Vichayito. Si está pensando para llevar a toda la familia reserve los dos bungalows familiares, que además de la cama matrimonial, tienen dos king y dos semidobles, con dos baños, comedor y terraza.

El servicio de spa está garantizado por la empresa K’oral Spa. Encuentre en el menú de masajes para cada persona: los prenatales, sacrocraneal, reflexología (pies), descontracturante (enfocado para aliviar el estrés) y de drenaje linfático. También puede optar por otras alternativas como la terapia de maracuyá, pensada en la hidratación y nutrición de toda la piel; algas marinas, para desintoxicar el cuerpo; compresas de leche, para la regeneración celular de la piel y avenoterapia, para tratar casos de insolación.

Su restaurante, El Piquero, está disponible las 24 horas con diferentes platos inspirados en las gastronomía norteña, además de platos internacionales. Tortugas Bar se encarga de preparar sus cocteles favoritos, que también atienden los eventos empresariales que se pueden realizar en el hotel, hasta con 180 personas.

La hacienda (Bahía Paracas)

Con jardines tropicales e imponente arquitectura, La hacienda se perfila como uno de los mejores hoteles de Ica, a solo tres horas al sur de Lima. Su ubicación le permite a los huéspedes disfrutar de la vista panorámica del mar sin interrupciones, además de tener amplias áreas de descanso, así como una piscina frente al mar y su Océano Spa. También se encuentra a solo cinco minutos de la Reserva Nacional de Paracas y a tan solo 7 kilómetros de la ciudad de Pisco.

El hotel cuenta con un museo de 250 piezas cerámicas y textiles que cuentan la cultura de Paracas y su origen prehispánico con la cultura nasca, huari, inca, mochica y chancay. Además, si quiere ver a los lobos marinos puede usar las lanchas del muelle privado del hotel, que lo llevarán directamente a las islas Ballestas.

Sus habitaciones matrimoniales, doble twin y suites están equipadas con pinturas emblemáticas de Ica, minibar, aire acondicionado y sábanas de 900 hilos. Por otro lado, el hotel cuenta con una sala para 380 personas, ideal para celebrar matrimonios, pues cuenta con un amplio menú de catering personalizado, jardines exteriores, asistencia y planificación, así como visitas guiadas y actividades recreativas.

De ahí que La Hacienda se ha hecho merecedora de los premios World Luxury Hotel, entregado en 2006 por cumplir a cabalidad con las peticiones de sus visitantes; también tienen el Green Choice que lo acredita como un ejemplo de turismo sostenible y ambiental y el Studiosus, que evalúa su calidad de alojamiento, ubicación, exclusividad, propuesta culinaria y satisfacción a sus clientes.

La posada de los tumpis (Tumbes)

Los tumpis fue el nombre con el que los españoles de la conquista llamaron a los pobladores que se encontraron en Tumbes, a mediados del siglo XVI. Hoy es el nombre que Sandra y Pablo decidieron darle a su hotel, aquel sueño que tenían de jóvenes: “siempre nos visualizamos en nuestra vejez retirados en el norte de Perú con un pequeño restaurante frente al mar. Hasta que llegó el día en el que tenemos un hotel rodeado de palmeras, un clima envidiable y sobre todo paz y tranquilidad”, cuenta Pablo.

Ubicado a 13 kilómetros al sur de Zorritos, y a 40 minutos del aeropuerto de Tumbes, este hospedaje de 7 habitaciones (dos de ellas suites) garantiza la tranquilidad y el servicio personalizado y profesional de cada uno de sus huéspedes. De hecho, su cocina se precia por preparar lo que el comensal desea, desde un clásico lomo saltado, hasta un arroz chaufa típico de las chifas del país.

Ver esta publicación en Instagram

Una mañana soleada y fresca

Una publicación compartida de La Posada de los Tumpis (@laposadadelostumpis) el

A tan solo 40 metros del mar, La posada de los tumpis ofrece toda clase de actividades como bucear con tortugas, clases de surf e incluso paseos en lancha personalizados para que conozca los manglares, la isla de los pájaros, la del amor y el criadero de cocodrilos negros, quienes están en peligro de extinción. De ahí que el hotel sea catalogado como el mejor de Tumbes, según Travelers Choice.

Ver esta publicación en Instagram

Una mañana soleada y fresca

Una publicación compartida de La Posada de los Tumpis (@laposadadelostumpis) el

El lugar también cuenta con un comedor interno y otro en la terraza junto a la piscina, rodeado de palmeras y plantas naturales, así como una barra para disfrutar un clásico chilcano, pisco sour o un gin tonic.

Artículos Relacionados

  • El bar de Ernest Hemingway y cuatro lugares que amaban los escritores
  • Galería: Así sería los personajes más icónicos del arte si vivieran en el siglo XXI
  • Vea los 5 cortometrajes animados de los Óscar
  • ¿Qué princesa de Disney sería usted?