Paracas: guía para recorrer este destino natural y escapar de la rutina de Lima

Paracas

Paracas proviene del quechua “paraaco”, que significa lluvia de arena. Es un territorio sacudido por los vientos, que goza de una diversidad de fauna marina sin igual.

Lima es una ciudad donde se va a comer y no a conocer. Por algo se ha ganado el título del destino gastronómico del mundo. Quienes vienen de visita traen una lista copada de restaurantes y su parada si acaso dura 4 o 5 días antes de seguir a Macchu Pichu. Solo quienes planifican estancias más largas, se interesan por conocer otros atractivos cercanos como Paracas.

Bastan cuatro horas y 260 kilómetros de distancia en carro para llegar a este destino turístico, que combina el ecosistema marino con el desértico. Allí es posible observar algunas de las mejores especies de Sudamérica: delfines, pelícanos, pingüinos de Humboldt, flamencos, lobos marinos y aves, que viven libremente en sus playas, islas, formaciones rocosas, acantilados y dunas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

En esta secuencia seguimos con Ica un territorio que tiene muchos lugares de rojo, presento a Playa Roja que en el día se ve arena roja sobre el dorado de los acantilados y el turquesa del oceano Pacífico, un contrate único a la visión del visitante. Sin embargo tuve la suerte de ver desde uno de los miradores de la reserva de Paracas un espectaculo de luces en tonalidades rojas que hace honor a su nombre y lugar de la fotografía. In this sequence we continue with Ica a territory that has many places of red, I present to Red Beach that in the day you see red sand on the cliffs and turquoise of the Pacific Ocean, a unique contract to the visitor’s vision. However, I was lucky to see from one of the viewpoints of the Paracas reserve a spectacle of lights in red tones that lives up to its name and place of photography. #sun #sunset #nature #oceanpacific #paracas #ica #igersica #igersperu #sky_captures #sky #colors #clouds #nicepic #nice #daily #picture #photo #photooftheday #photography #photoshoot #sea #reserve #view #instagood #instaphoto #instalike #pictures #picoftheday #travelphoto #travel

Una publicación compartida por freddie cuba marin (@freddiecuba) el

Esa mezcla de atributos permite que el turismo crezca a un ritmo superior al 12 % cada año, de acuerdo con cifras publicadas por la Cámara de Turismo y Comercio Exterior de Paracas (Capatur) en 2019. Producto de su ubicación geográfica, este territorio es sacudido por vientos que oscilan entre 25 km/h hasta 60 km/h, lo que produce tormentas de arena. Un fenómeno que en quechua se conoce como “paraaco”, y que significa lluvia de arena.

Paracas no sólo una de las zonas marinas más prolíficas del mundo, sino un destino con múltiples atracciones, paisajes y restos arqueológicos de antiguas civilizaciones, y es hasta diez veces más económico que otros destinos del Perú.

Lugares imperdibles: Islas Ballestas

Paracas

La mayoría de los turistas viajan a Paracas para conocer las Islas Ballestas, que algunos han bautizado como Las galápagos peruanas. Son tres pequeñas islas, Ballestas Norte, Ballestas Centro y Ballestas Sur; que albergan una variedad de fauna marina —aves guaneras, lobos marinos, pingüinos, delfines, gaviotas, zarcillos, guayas, piqueros, flamencos, entre otros animales— en sus formaciones rocosas.

La excursión a las islas se hace en lanchas, que parten desde el puerto de El Chaco, en la bahía de Paracas. El recorrido dura dos horas y lleva a los visitantes hasta las orillas de las islas, donde es posible ver de cerca a algunas de estas especies. A veces, los propios animales se acercan a las lanchas y realizan espectáculos para los turistas. Tome en cuenta que no se permite desembarcar en las islas, para no causar daños en el ecosistema y hábitat de los animales que las habitan.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Tak strašně jsem se tam těšila, až jsem se bála, že budu zklamaná.. ale je to boží.. 🖤 #ballestasislands #paracas #peru

Una publicación compartida por Andrea Patrná (@andrea.patrna) el

El Candelabro

De camino a las Islas Ballestas descubrirá El Candelabro. Se trata de un geoglifo dibujado en la ladera de una colina de arena de las dunas. Su creación se le atribuye a las culturas preincas. Ocupa entre 120 y 180 metros de largo y su antigüedad supera los 2.500 años, permaneciendo intacto ante los vientos e incluso al terremoto de Pisco de 2007, que acabó con La Catedral, una formación rocosa que estaba en uno de los acantilados de la Reserva de Paracas y que había sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Se desconoce el significado del Candelabro, aunque se asocia a las Líneas de Nazca por su parecido en el diseño.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Candelabro de paracas #paracas #geoglifos #pic #pics #picture #turism #paracasperu

Una publicación compartida por Gléizer (@gleizer.p) el

Reserva Nacional de Paracas

La Reserva Nacional de Paracas es un territorio vivo. La superficie de 335.000 hectáreas (217.594 de aguas marinas y 117.406 de tierra firme) acogen a 216 especies de aves, 36 de mamíferos 10 de reptiles y 168 de peces. Esta área protegida se creó en 1975 para la conservación de los ecosistemas marinos-costeros y en 1992 fue reconocida como un sitio especial por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional (Convención Ramsar).

La reserva tiene paisajes desérticos y dunas, islas, playas y poca vegetación. Las playas son de corrientes frías por la influencia del Océano Pacífico y pueden ser de mar azul oscuro y turquesa, dependiendo de la diversidad biológica de cada zona. Excepto la Playa Roja, que tiene una roca ígnea que produce arcilla, donde no está permitido bañarse.

Museo de Sitio Julio C. Tello

Todo lo quiera saber sobre la cultura de la civilización paracas lo encontrará en el Museo de Sitio Julio C. Tello. Déjese sorprender por las exposiciones de momias, textiles precolombinos, cerámicas, utensilios y otras piezas arqueológicas que fueron recolectadas en el proceso de investigación, como la exhibición de cráneos deformados producto de las operaciones quirúrgicas llamadas trepanación.

Incluye información actual del balneario, específicamente de las especies nativas, migratorias y en extinción. Está ubicado a cinco kilómetros de Paracas, dentro de la Reserva Nacional de Paracas. En 2018 fue distinguido como el mejor museo de Latinoamérica por el premio Leading Culture Destinations Awards, de la página de viajes Leading Culture Destinations que agrupa a los mejores destinos del mundo.

Cómo llegar:

Puede ir en carro propio por la carretera Panamericana Sur, en bus desde Lima hasta El Chaco, el pueblo de Paracas; o en avión desde Lima hasta la ciudad de Pisco.

Artículos Relacionados

  • El bar de Ernest Hemingway y cuatro lugares que amaban los escritores
  • Galería: Así sería los personajes más icónicos del arte si vivieran en el siglo XXI
  • Vea los 5 cortometrajes animados de los Óscar
  • ¿Qué princesa de Disney sería usted?