José Zafra: en la mira de la internacionalización de la alta costura peruana

José Zafra

José Zafra es uno de los nuevos talentos de la moda peruana. En él se reúnen la inspiración de Valentino y el sueño de tener una marca de proyección internacional.

La vocación temprana puede ser una gran bendición. José Zafra supo, desde pequeño, que quería dedicarse al diseño. Claro que hubo algunas vacilaciones con el derecho, la diplomacia y la economía, pero la moda llegó para imponerse en su vida. Primero en forma de dibujos, luego con la fuerza del trabajo. Cuando era un adolescente, ya tenía decenas de diseños con su sello; a los 19 hizo su primera colección con 50 vestidos de alta costura.

Hoy, el hombre nacido en Guadalupe es uno de los nombres peruanos que suenan fuertes en América Latina y en las pasarelas del mundo. Presentó su colección en la Semana de la Moda Latina en Nueva York y participó en desfiles en París, Canadá, Italia, Miami, República Dominicana y Suiza, entre otros.

Maju Mantilla, Gisela Valcárcel, Marina Mora, Elba Fahsbender, Lorena Caravedo, Melania Urbina, Mayra Couto, Kukuli Morante y Paloma Yerovi son algunas de las figuras del Perú que usaron sus diseños, que pueden ser inspirados en su tierra natal o en el arte del pintor impresionista Claude Monet.

Diners conversó con el diseñador sobre su presenta y las ideas que tiene para posicionar su nombre fuera del Perú.

Leyendo su biografía, resulta notoria la temprana vocación por la moda. ¿Siente que es una ventaja tener esa claridad desde pequeño?

Tiene un gran beneficio comenzar desde pequeño: te ayuda a enfocarte y trazar metas claras en tu vida. Puedes trabajar sobre metas, proyectos y logros. Eso te ayuda a llegar al lugar que deseas. Creo que es uno de los beneficios más importantes. Te vas mentalizando y enfocando. A los 12, pensaba: “A los 20, quiero hacer tal cosa”. Luego, a los 30, y así sucesivamente. Puedes visualizarte en un futuro.

Antes de la altura costura, tuvo una experiencia trabajando en una fábrica de ropa. ¿Qué aprendió en ese ecosistema tan mecanizado?

Fueron algunos meses en una fábrica de jeans. Yo estaba dedicado al desarrollo del diseño y de los moldes; en fin, a toda la producción hasta la muestra final de la prenda. Es una buena forma de ampliar tus conocimientos y de saber qué es lo que verdaderamente te interesa y apasiona. ¿Prefieres la altura costura o la parte industrial? Esa pregunta la puedes contestar trabajando. Luego de la fábrica trabajé nueve meses en un atelier de alta costura, donde aprendí muchísimo y desarrollé en profundidad mi gusto por la altura costura.

Nació en la costa norte de Perú. ¿Le preocupa incluir aspectos de esa cultura en sus diseños?

Como diseñador, más que en un lugar o en una cultura en particular, pienso en el toque personal. ¿Qué esencia lleva tu diseño? Hice una colección inspirada en el Perú y ahora trabajo en una con el foco en el departamento de Cajamarca. Crecí en una familia con tres hermanas y siempre se cuela algo de esa cultura del norte y de su calidez. Al momento de bocetear mis diseños, trato de reflejar a una mujer que sea notoria y que despierte interés en los otros. Quiero que todos busquen acercarse y conversar con ella. Más que un vestido, la idea es sacar la personalidad y reflejar su belleza interna de una forma exterior.

¿Ese es el modelo de mujer que lo inspira para diseñar?

La clienta que usa un vestido de José Zafra sabe que tendrá algo lindo. No se siente incómoda de ir con algo pegado al cuerpo ni por el volumen. Quiere sentirse hermosa, ser única y especial. La mujer peruana que usa mis diseños tiene carácter, es emprendedora y autosuficiente. Se atreve a las propuestas nuevas.

¿Qué telas y colores aún lo siguen fascinando?

Mis colores favoritos son el rojo y el azul. En este tiempo, en todas mis colecciones trato de aplicar el azul y sus derivados.

¿Por qué le agradan especialmente?

Porque son fuertes e imponentes. En cuanto a las telas, me fascinan las sedas, las gasas, los chifones y los tules. Me gusta, especialmente, crear mis telas. No puedes utilizar la misma seda en 20 colecciones. Pero todo depende de las técnicas que utilizas. Las organizas. Las gasas de seda y las tafetas dan texturas y volúmenes maravillosos en un vestido.

Usted es muy joven y hay otros tantos de su generación trabajando muy duro. ¿Cómo pintaría el cuadro de situación de la alta costura peruana?

Creo que la alta costura peruana esta creciendo y me alegra mucho. Hay una gran cantidad de diseñadores nuevos y emergentes. Eso es bueno porque te ayuda a crear y al país a desarrollarse. En el Perú creció el consumo de alta costura porque hay un nuevo público que accede a esas creaciones. No solo compran lo que tengo listo sino que también optan por encargar algo especial. Confío en que iremos mejorando y creciendo.

¿Hay un diseñador que lo haya marcado? Alguien que aún hoy signifique una inspiración…

Sin dudas, Valentino. De pequeño miraba sus desfiles y su idea de la alta costura. Me encantaba su estilo impecable y la simplicidad con elegancia. Lo admiro muchísimo desde que era un niño de 12 o 14 años. También me encanta Jean-Paul Gaultier. Lo veía para saber qué tendencia se venía.

Decía que tiene en claro cuáles serán los próximos pasos en su carrera. ¿Cómo le gustaría posicionar a su marca en los próximos cinco años?

Primero, los planes inmediatos. Uno de mis proyectos es desarrollar la colección inspirada en Cajamarca. Además, estoy trabajando en una colección de hombres ready to wear. Me gustaría abrir otra tienda; actualmente, tengo un atelier en Miraflores y la boutique en Caminos del Inca. De acá a cinco años me veo abasteciendo tiendas a nivel internacional. Quiero crear una línea prêt-à-porter en mi país y luego en el mundo.

Artículos Relacionados

  • ¿Tiene usted alma de músico? Descúbralo con estos quizzes
  • Galería: Las mejores fotografías acuáticas de 2020
  • Una galería para conocer a los finalistas del World Press Photo 2020
  • Vea las 17 fotos finalistas del Sony World Photography Awards 2020