Las Bolena: el salón del té que cambió el menú del lonchecito peruano

Las Bolena

Las Bolena cuenta con más de 30 variedades de té. La experiencia que ofrece este local temático, lo trasladará a la época victoriana de la realeza inglesa.

La serie Dowtown Abbey resultó ser una inspiración para Ana Lucía Cornejo. En su cabeza ya venía gestándose la idea de abrir un salón de té en Lima, como aquellos que tanto había visto en Europa durante el tiempo que estudió hostelería. Pero los toques finales relacionados con la decoración los tomó de aquella producción inglesa y así logró el efecto de trasladar a los comensales que visitan su local, a las postrimerías de la época victoriana.


Su fijación por la realeza británica no llegó hasta allí. Ana Lucía decidió bautizar su salón de té con el nombre Las Bolena, en clara alusión a las hermanas Ana y María Bolena, quienes representaban la aristocracia inglesa del siglo XVI. “Las Bolena es un espacio temático donde hemos cuidado cada detalle con la idea de trasladar a nuestro público a otra época”, explica Álvaro Cornejo, chef y creador del concepto de Las Bolena, junto a su hermana Ana Lucía.
Las Bolena

Ana Lucía Cornejo y Álvaro Cornejo.

La experiencia de Las Bolena comienza desde el momento en que se entra a la casona que data de los años 60, ubicada en el distrito de Miraflores. Las paredes tapizadas de flores, las sillas de estilo victoriano y las lámparas con lágrimas de cristal sacan al visitante de contexto. Le sigue el encuentro con una carta que ofrece más de 30 variedades de té, que se sirven elegantemente en una vajilla del siglo pasado. Un ritual que se realiza con una atención esmerada, para hacer sentir al visitante como parte de la realeza.

“Nuestro objetivo es hacer que las personas que vengan a Las Bolena se sientan atendidos, engreídos e importantes”, comenta Álvaro. “Por eso hemos cuidado cada detalle. Queremos que cuando estén aquí se trasladen y sientan que no están en Lima, una ciudad que a veces resulta muy agresiva. Buscamos darles a quienes nos visitan una sensación de quietud y de calma a través del ritual del té”, agrega.

Conquistando paladares

La hora del lonche -o lonchecito, como le dicen los peruanos- es una costumbre muy arraigada. Se trata de la comida intermedia entre el almuerzo y la cena, que se presta para conversar mientras se degusta un sándwich, una empanada o un alfajor. La bebida predilecta para esas jornadas de media tarde suele ser un café o una chica morada. El té no estaba entre las opciones. Hasta que, hace cuatro años, abrió Las Bolena.

“En Europa son muy comunes los salones de té. Pero en Lima no había ninguna opción y eso lo vimos como una oportunidad. Sabíamos que la innovación daría de qué hablar. Aparte, la hora del lonche forma parte de nuestra cultura. Lo que hemos hecho es conquistar el paladar peruano con sabores frutales”.

Las Bolena ha ido introduciendo, aparte, otras novedades en el menú del tradicional lonchecito, como los scones, unos panecillos de forma redonda, típicos de la cocina del Reino Unido y originarios de Escocia. O el tea tonic, una variedad del tradicional gin tonic. Así como otras opciones internacionales, como la Frittata italiana o los waffles holandeses. Pero también han sumado opciones con gustos peruanos, para complacer al público local, como el rissotto a la huancaína o el té Queen Boleyn, hecho a base de piña, frutos rojos y maíz morado.
“No tenemos una cultura gastronómica muy abierta. No nos gusta mucho que nos cambien los sabores con los que crecimos. Por eso hicimos algunos cambios en nuestro menú internacional para incorporar esos gustos conocidos”, comenta Álvaro.

“Las Bolena ha sido un aprendizaje para nosotros y para nuestro público, que también ha aprendido que hay algo más que la comida criolla y las fusiones”.

Las Bolena Tea Room & Restaurante
Av Reducto 1290. Miraflores.
www.lasbolena.com.pe

Artículos Relacionados

  • Quiz Diners: ¿Qué banda de rock clásico es usted?
  • Estos son los ganadores de National Geographic Traveler 2019
  • Especial interactivo: conozca los 34 autos deportivos más icónicos de la historia
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción