Alicia Vivanco: la mujer que quiere cambiar la forma de hacer gimnasia con Fitness Pass

Fitness Pass

Es ingeniera industrial y deportista. Luego de varios años en el mundo corporativo creó, con sus hermanas, Fitness Pass, una empresa que ofrece membresías sin contrato en más de 250 centros de entrenamiento.

La red de transporte más grande del mundo se llama Uber. Y no tiene ni un solo vehículo a su nombre. La empresa hotelera más poderosa es Airbnb. Y no es dueña de una sola habitación en ninguno de los cinco continentes. Esos nuevos modelos de negocio, nacidos a partir de la economía colaborativa, llegaron para quedarse. En Perú, hay un caso que pisa fuerte en un segmento en el que las nuevas tecnologías no habían entrado con gran fuerza: los gimnasios y centros de entrenamiento.
Fitnes Pass


Nacida hace poco más de un año y medio, Fitness Pass ofrece el acceso a miles de clases en una sola membresía. Nada de pagar un mes entero en un gimnasio que luego no usaré. El servicio es sencillo: explorar las clases y centros desde la plataforma (hay más de 250), reservar la actividad, recibir un código que se muestra en el local al ir a entrenar.

Mónica, Brenda y Alicia Vivanco son tres hermanas que vieron esa necesidad y crearon una startup que ya suma 23 mil reservas desde su creación. En diálogo con Diners, Alicia, CEO de la empresa, cuenta cómo surgió la idea y los desafíos que implican agregar valor tecnológico a un rubro que, por muchos años, fue algo reacio a los cambios.

Trabajó muchos años en IBM y se formó como ingeniera industrial. ¿Cómo llegó al mundo fitness?

En IBM me encargaba del plan estratégico. Además, en el transcurso de esos años en la empresa, seguí haciendo mi vida de deportista. Fui campeona nacional de danza en Perú y siempre estuve relacionada con las actividades saludables, como mi padre, que fue deportista. Llegó un momento en mi vida en el que quise hacer algo que me apasionara mucho más. En un viaje con mis hermanas, que ahora también son mis socias, tuvimos esa idea.
Alicia Vivanco


¿De qué manera definiría esa idea en pocas palabras?

Básicamente, ayudamos a la gente a encontrar lo que le gusta sin importar en dónde estén. La tecnología no llegó demasiado al mundo de los gimnasios y ese fue uno de los principales retos: dar a conocer los beneficios de estas herramientas. Los ayuda a tener más ventas y crecer como empresa.

¿Cuándo inició Fitness Pass y de qué manera fueron creciendo en ese tiempo?

Las operaciones comenzaron en mayo de 2018. Hasta el día de hoy, tenemos unas 23 mil reservas. El precio que pagan depende del tipo de plan y de la cantidad de clases que deseen tomar al mes. Al principio, la actitud de los centros de entrenamiento y gimnasio era más o menos la siguiente: “¡Qué buena idea! Pero no sé si va a funcionar con nosotros!”.

Como empresa, fuimos conociendo los problemas que tenían y de qué manera podíamos resolver algunos de ellos, así aportábamos más valor. Con esa fórmula, comenzamos a crecer en cantidad de centros. Hoy nuestros clientes tienen acceso a más de 250 centros de deportes, con disponibilidad a unas 20 mil clases durante todo el día. A diferencia de otros país, aún no llegaron los centros que están abiertos las 24 horas del día. Pero se puede entrenar desde las cinco de la mañana a las once de la noche.
Perú


A la hora de comenzar una rutina de ejercicios, todos nos hablan del valor de la constancia. Sin embargo, ustedes impulsan un sistema que promueve saltear de lugares y de ejercicios…

Justamente, nuestro valor es ese. La constancia es algo difícil de obtener por falta de tiempo o porque vives lejos, además de los horarios complejos del trabajo. Fitness Pass da una flexibilidad que resuelve el problema con los usuarios. Para los centros, a su vez, es un problema que los usuarios no logren comprometerse de verdad porque tienen vacantes disponibles. Tienes que pensarlo como si fuesen los pasajes de un avión. Los centros logran vender 200 asientos, pero les sobran unos cien. Yo vendo ese remanente. Es un gran beneficio para los centros porque tienen ahí un espacio vacío. Además, reciben la visita de nuevos usuarios que están conociendo sus lugares. No deja de ser una forma de marketing on y off line. Suman personas que están viviendo una experiencia real, que de otra forma no hubiese llegado ahí.

¿Qué actividades se pueden realizar además de las tradicionales?

Alguien podría sumarse el lunes a yoga, el miércoles a boxeo y el viernes a jiu jitsu, por dar un ejemplo. Tenemos 35 categorías, desde yoga a natación. Incluso hay algunas novedosas, como hot yoga, que se hace a 38 grados.

La idea va incluso más allá del mero ejercicio…

¡Exacto! También hay fisioterapia. No nos limitamos a la actividad física sino al bienestar en general. La idea es apuntar a un estilo de vida saludable.

¿Cualquier centro puede sumarse? Porque, en definitiva, ustedes se están haciendo cargo del desempeño de quienes ofrecen el servicio.

Definitivamente. Buscamos que tengan entrenadores profesionales y un espacio disponible en muy buen estado. Por supuesto, deben tener una apertura a usar la tecnología y familiarizarse con nuestra aplicación. Pasan por un proceso de chequeo de calidad, a cargo de nuestro equipo comercial.
Ejercicio


¿Qué beneficios y qué no es tan placentero en el hecho de tener como socias a sus hermanas?

¡Encuentro muchos beneficios! Nosotras trabajamos 24 horas y los siete días de la semana. Incluso en los almuerzos familiares estamos hablando de nuestro negocio. Quizás el gran beneficio es que confiamos en la otra al 100 %. Todas venimos de mundos laborales diferentes. A veces, quizás, debemos separar un poco las aguas. Y decir: “Esto es del mundo familiar. Esto pertenece al de los negocios”. Esos nos ayudó muchísimo, además de tener un background del mundo corporativo.

Hablando del mundo corporativo, ¿cuál fueron los beneficios de haber pasado seis años en IBM a la hora de montar un negocio propio?

Me sirvió muchísimo. No solo por todo lo que aprendí de tecnología, que siempre es muy valioso. También tuve un gran aprendizaje sobre los proceso de una empresa transnacional. Un corporativo se mueve a una velocidad distinta a una startup. De todas formas, uno siempre debe comportarse como si fuese una empresa grande. Eso lo aprendí en IBM.

¿De qué manera definiría el mundo de las startup en Lima?

Siento que las startups están en constante crecimiento. Cada vez hay más capitales y las inversiones aumentan. También tenemos relación con otros emprendedores. Este año, de hecho, fui seleccionada como mujer emprendedora para representar a Perú en la NextGen Women Entrepreneurs, que se realizó en Suiza. Viajé allá con un apoyo de la embajada de Suiza.

¿Cómo le gustaría ver a Fitness Pass en unos años?

Aportando cada vez más valor a los centros y optimizando nuestra tecnología. Como siempre, queremos aportarle valor a los entrenamientos. Era hora de que estas herramientas llegaran a los gimnasios.

Artículos Relacionados

  • Quiz Diners: ¿Qué banda de rock clásico es usted?
  • Estos son los ganadores de National Geographic Traveler 2019
  • Especial interactivo: conozca los 34 autos deportivos más icónicos de la historia
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción