Lecciones sobre el feminismo, por Rita Segato

La antropóloga y feminista Rita Segato fue una de las invitadas en la pasada Feria Internacional del Libro de Lima 2019. Empoderamiento, feminismo y comunicación fueron algunos de los temas de los que conversó.

No es la primera vez que la famosa y prestigiada feminista llega a Lima. Su vínculo con el Perú es de larga data y en este país cuenta con miles de lectores y seguidores. Natural de Buenos Aires (nació en 1951), Rita Segato se educó como cualquier niña ilustrada de aquella época: “mirando hacia Europa”. Después, en su adolescencia, conoció Tilcara (Jujuy) y se enamoró de la sierra. Fue ese lugar, Tilcara, su fuente de inspiración, de preguntas y cuna del compañero de su vida.

Gracias a su madre, quien siempre le repetía: “entrená tus alitas, sé libre”, se educó feminista. Tuvo, no obstante, una infancia particular: una madre, dos padres, el biológico y el legal, y cero conflictos. “Los amé profundamente a los dos y ellos a mí”, reconoce. Dice además que esa, su historia irregular, la llena de orgullo y la convirtió en la persona que es.

 

Rita Segato

Estudió la licenciatura en ciencias antropológicas en la Universidad de Buenos Aires y luego, en 1974, se fue a Venezuela donde se especializó en etnomusicología. Más adelante migró a Brasilia, donde residió entre 1985 y 2010. En 1993 comenzó a enfocar su investigación y análisis en la violencia contra las mujeres –a la que ella prefiere denominar “de género”- y en eso ha seguido hasta ahora.

Su obra: “Las nuevas formas de la guerra y el cuerpo de las mujeres”, “Las estructuras elementales de la violencia”, “La guerra contra las mujeres”, entre otros, es fundamental para entender que el principal enemigo de la mujer no es el hombre sino el sistema patriarcal. “Los hombres deben de liberarse del mandato de masculinidad que los destruye”, señala al respecto.

A continuación, Rita amplía sus tesis, despeja dudas y muestra su sólida posición frente al machismo.

Nos siguen matando

Uno de las conversatorios en los que participó Rita Segato en la FIL Lima 2019 se tituló “Nos siguen matando”, tema que en muchas ciudades latinoamericanas es una urgencia. Y es que pese a los movimientos “Ni una menos” o #MeeToo, la violencia de género, en todas sus formas, no disminuye.

Todos los días en cientos de lugares matan o violan a mujeres y niñas y cada vez con más crueldad. ¿Qué está pasando? De acuerdo a Rita, cuando la mujer rompe el equilibrio dado por la desigualdad de género, los casos de violencia son muy comunes. “Es el resentimiento masculino por perder su posición de dominancia en una relación de a dos”.

La antropóloga también se refiere a la violencia sexual con argumentos muy interesante producto del trabajo que realizó hace años en las cárceles de Brasilia, entrevistando a agresores y violadores con resultados sorprendentes:

“El violador –asegura- es el sujeto moral por excelencia, él entiende que la víctima necesita ser colocada en su lugar. La violación es una manera de decir que la mujer tiene que ser mujer, tiene que estar enclaustrada en su cuerpo, ser prisionera de un cuerpo. La violación es un acto de moralización porque la mujer, por su cuerpo, está en un potencial desacato al orden patriarcal, la sospecha moral de la mujer es algo arcaico, no es de ahora”.

Rita Segato sostiene además que la violencia sexual es una violencia política. “Una violencia política de poder que se ejerce sobre el cuerpo del otro, como territorio”. Para ella, la relación central en un acto de violación no es sexual en el sentido de atracción por la libido, sino de poder, de dominación de la víctima. “Es una violencia de orden político que es el patriarcado, que por cierto no es una cultura, se disfraza de cultura, de discurso religioso y moral, pero en el fondo es un orden político de poder de la primera forma de desigualdad.

“La libido está colocada en el espectáculo del poder. Lo que erotiza al hombre es el espectáculo de su propio poder exhibido ante los ojos de los otros hombres. Es una acción autoerótica y homoerótica”.

“¿Qué se puede hacer para acabar con el machismo?”, le pregunto. “Tenemos que desmontar el mandato de masculinidad”, responde. Y sigue:

“Hay que impedir que la masculinidad se siga comprendiendo como se comprende, como potencia y como soberanía territorial, considerando que los cuerpos son territorios. Al hombre se le ha dicho desde chiquito que para ser hombre tiene que mostrarse potente, poderoso y hoy en día es muy difícil mostrarse poderoso, los poderosos son muy pocos; entonces, como al hombre le es muy difícil pensarse como dueño de algo, restaura su posición de potencia mediante la violencia, solo le queda eso”.

La feminista asegura también que la violencia de género es síntoma de un gran sufrimiento de la humanidad, y que no es un problema de las mujeres, no es un problema de las minorías. “Aceptarlo ha sido un gran error. La violencia de género es un síntoma de un mal social general”.

Otro de los temas importantes para prevenir la violencia radica en cómo dar cuenta de esta en los medios de comunicación y evitar que se replique. “Muchos actos, como el suicidio por ejemplo, son imitativos”, explica Rita. “Hay quienes hablan hasta de contagio, por eso existe un pacto mediático para no publicar los suicidios porque se pueden replicar.

“El feminismo también es contagioso pero, y acá está el problema ético, la información debe darse, justamente para prevenirlo. Yo creo que ha llegado el momento de un gran encuentro mundial entre gente de los medios para pensar cómo informar sobre la violencia sin hacer de ella un espectáculo de muerte y sadismo. A veces los espectáculos llegan a ser tan bochornosos que las mujeres no mueren una sino varias veces”.

Pese a todo, Rita Segato ve una luz al final de túnel: “En mi país los hombres están cambiando. En la calle, me paran y me agradecen, eso quiere decir que mi discurso circuló. Y ese cambio es liberador para ellos. Tienen que liberarse del mandato de masculinidad que los destruye”. Ojalá que muy pronto esa liberación sea un hecho. Especialmente en Latinoamérica.

Artículos Relacionados

  • Quiz Diners: ¿Qué banda de rock clásico es usted?
  • Estos son los ganadores de National Geographic Traveler 2019
  • Especial interactivo: conozca los 34 autos deportivos más icónicos de la historia
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción