Bazar J, cuando el talento se reúne en un solo lugar

Diners revive los mejores momentos del desfile de apertura de Bazar J, que reunió a cinco destacados diseñadores peruanos en el Jockey Plaza.

Noe Bernacelli, Ana María Guiulfo, Paola Gamero, Anís Samanez y Ariana Santillana son sinónimo de moda, propuestas innovadoras y frescas, y proyección internacional. Reunirlos en un solo espacio y ver sus nuevas colecciones de otoño-invierno 2019 fue posible gracias a la pasarela que dio inicio a Bazar J.

El desfile, celebrado el pasado 25 de abril en el Jockey Plaza, comenzó con dos invitadas especiales: María Pía Copello, quien lucía un vestido verde diseñado por Noe Bernacelli y Valeria Piazza, que llevaba un enterizo blanco elaborado por Paola Gamero. Ambas recorrieron el backstage y no solo mostraron los momentos previos a la salida de las modelos de Bernacelli sino que conversaron con el diseñador que acaba de representar a Perú en la Semana de la Moda de París.

Foto: María Pía Copello, vcstido verde diseñado por Noe Bernacelli y Valeria Piazza, con un enterizo blanco elaborado por Paola Gamero.


“Vemos una parte de la colección de verano y otra parte de colección de invierno en colores como rosa y blanco”, explicó María Pía, minutos antes del desfile.

Foto: Pasarela Noe Bernacelli.


Con una década de trayectoria, Noe Bernacelli está pasando por su mejor momento. Sus colecciones se han visto en China, en la Semana de la Moda en Vancouver, Los Ángeles y recientemente, en la Semana de la Moda en París, en el hotel Ritz. Las que presentó en Bazar J vienen precisamente de esta última.

“Son dos colecciones bien interesantes: una es pret a porter para hombre y otra de alta costura para mujer que acaban de venir de París”, explicó el diseñador.

Foto: Pasarela Noe Bernacelli.


Por supuesto, en el escenario de Bazar J se vio el estilo romántico, femenino, de transparencias y diseños lujosos que identifican a Bernacelli. Como él ha dicho, su interés es contar una historia con cada uno de sus trajes.

Foto: Pasarela Noe Bernacelli.


“Historias de mujeres cómodas en su propia piel, en la sensualidad, intensidad y en la sofisticación. Como narrador y director de arte editorial me encantaría que abrazaran esta historia entre el poder y la magia, a través de mi punto de vista”. También, como viene haciéndolo desde 2017, presenta diseños masculinos con su sello característico: cuidadas letras con su firma que le dan un toque poético a las prendas; así como huellas digitales y las iniciales de su firma NB.

Nazca reloaded

Foto: Pasarela Ana María Guiulfo.


Tras la colección de NB, el escenario se iluminó con las palabras Ana. G, el distintivo de los diseños de Ana María Guiulfo. Con una paleta de colores desde el negro hasta pinceladas de rosa, marrón en juego con estampados, puso sobre el escenario una combinación de elegancia relajada y emoción vibrante.

Con más de quince años de experiencia en el mundo de la moda, Guiulfo, propone un estilo que destaca el color y el arte, que reúne en su colección pret a porter, Nazca Reloaded.

Foto: Pasarela Ana María Guiulfo.


“La cultura nazca siempre me apasionó y esta vez con mucha más fuerza por su relación con el medio ambiente. Tiene mucho jean, denim y print inspirado en esta cultura”, dijo la diseñadora que aprovechó la oportunidad para animar a los emprendedores que pasaron por Bazar J: “Que no renuncien nunca a su pasión y que salgan de su caja de confort, salgan adelante y crean en su país”.

Foto: Pasarela Ana María Guiulfo.


Sin duda, las miradas se las llevaron una serie de palazos y sacos ceñidos a la cintura, así como vestidos que rememoran a los nazca. La diseñadora, amante de la historia, describió así una de sus piezas: “La región costera del sur de Nazca del Perú era aproximadamente contemporánea con la moche. Al igual que sus predecesores de Paracas, los nazca produjeron poca arquitectura y se destacaron en la fabricación de textiles y cerámica con diseños estilizados coloridos que contrastan marcadamente con el realismo y el color sobrio de las cerámicas del norte de Perú”.

Estilo moderno

Foto: Pasarela Paola Gamero.


El turno de Paola Gamero permitió ver una colección “muy peruana”, como ella misma dijo. Y es que el estilo de esta diseñadora se destaca por el uso de baby alpaca y materiales peruanos. “Me inspiré en Huaraz, en los mantos que le ponen a la virgen de Huata cuando sale a las procesiones”, explicó.

Foto: Pasarela Paola Gamero.


Por eso, en esta oportunidad aparecieron imágenes de los tradicionales trajes de esa virgen reflejados en estampados y chompas. “Esos mantos tienen unas figuras que se repiten: ciertas flores y ciertas formas, así que eso lo agarré y de ahí he sacado mis estampados”, le dijo a Diners.

Foto: Pasarela Paola Gamero.


Estampados que bajo sus mando adquirieron un estilo moderno y casual. Así “están presentes en jeans, bordados, blusas, faldas plisadas e incluso, estos mismos diseños del estampado, los he sacado en chompas con intarsia; es decir, que a las chompas de un color entero, les meto más colores y los vuelvo una figura. Todo usado con zapatillas blancas que te van con todo: vestido o jean, porque quiero que sea más casual, algo versátil”.

Foto: Pasarela Paola Gamero.


En el escenario se vieron también vestidos cortos off shoulder; y chompas de baby alpaca con aplicaciones a mano con hilos de colores y palazos de raso estampado, entre otros.
Gamero es conocida por sus diseños para novias, que es una de las tres líneas de su marca. Las otras dos son Nude by Paola Gamero, que se adquieren en tres tiendas multimarca de Lima; y Baby Alpaca, que se destacó en el desfile de apertura.

La reinvención de Samanez

Foto: Pasarela Anís Samanez.


Los asistentes al Bazar J tuvieron también una oportunidad de oro para ver la reinvención de la diseñadora Anís Samanez. La artista presentó vestidos de alta costura, que es su sello tradicional, pero le agregó un giro que promete un cambio importante en su carrera. “Estoy agregando pantalones, saquitos, piezas diferentes todas bordadas a mano, pero con un switch”, dijo.

Foto: Pasarela Anís Samanez.


La colección de Samanez fue también una mezcla de las culturas que ella ha explorado en su trabajo: africana, hindú y, por supuesto, peruana.

Foto: Pasarela Anís Samanez.


La reciente maternidad de Samanez y la necesidad de ir más despacio influyeron también en esta colección en la que prima el blanco y el negro, así como el trabajo a mano.

“Estaba embarazada en el último Fashion Week y así seguí trabajando. Lo único que tuve que rechazar fue un proyecto de Netflix, para el que me escogieron como diseñadora por Latinoamérica. Como nunca tuve esos tres meses de pausa posparto, creo que llevo eso como un peso adentro. Y se nota en esta colección, que es muy negra y blanca, como luz y sombra a la vez, teniendo en cuenta que mis vestidos suelen ser súper coloridos”, comentó Samanez a Diners, mientras pasaba tiempo con la pequeña Kaia, que salió al escenario del Bazar J, en brazos de su mamá.

Foto: Pasarela Anís Samanez.


Otro hecho que compartieron los espectadores es que esta sea posiblemente la última colección con bordados que hace. “Aquí hay tanto trabajo a mano, que no se aprecia como debiera. Me da pena que en Perú a veces no se valora el trabajo a mano y mi trabajo es cien por ciento artesanal, es prácticamente alta costura. Por eso creo que voy a empezar a bajarle a los bordados. Es algo que lleva mucho tiempo, mucha dedicación”, dijo Samanez, que presentó esta colección en conjunto con Ariana Santillana, diseñadora de accesorios.

Foto: Pasarela Anís Samanez.


Santillana es una reconocida diseñadora de joyas y se conecta con Anís en su esfuerzo de mantener una marca y su maternidad al mismo tiempo.

“Confieso que meses antes de dar a luz pensé que me tomaría una pausa de pocos meses, ¡qué equivocada estaba! Nunca paré y aun así, no le dedico el tiempo que le dedicaba a mi marca antes, pero he aprendido a manejar ambas cosas al mismo tiempo sin que esto signifique dejar una de lado”, escribió en su blog.f

Santillana estudió en Nueva York y tras una serie de problemas familiares que le hicieron pasar tiempo en casa, comenzó a diseñar. Hoy, es la dueña de su firma de joyas.

“Alrededor de ocho horas al día se las dedicamos a nuestro trabajo. Ocho horas donde aprendo, pienso, comparto, creo y ejecuto mis ideas y proyectos para así sacarlos adelante.

Ocho horas que balanceo entre la responsabilidad de ser madre y pilar de mi casa. Ocho horas que muchas veces se convierten en 24 agotadoras horas que, casi siempre, me gustan y disfruto. Y a las que le pongo mucho amor para que se realicen mis sueños”, compartió a través de su Instagram donde también destacó lo emocionante que resultó para ella la apertura de Bazar J.

No fue la única. Más de cien emprendedores y creadores de marcas de moda, gastronomía, arte y arquitectura tuvieron la oportunidad de mostrar su trabajo en este mercado independiente creado por el Jockey Plaza para incorporar nuevos espacios comerciales y dar espacio a las marcas nacionales, y que permaneció abierto hasta el pasado 1 de mayo.

Artículos Relacionados

  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • Cuide el planeta con estos 10 cambios en su rutina
  • Estas son las 6 funciones nuevas que debe conocer de WhatsApp
  • Estos son los 10 bosques más bellos del mundo