Poesía de alta costura con Noe Bernacelli

Diners conversó con el diseñador Noe Bernacelli, quien realizará un desfile de su más reciente colección el próximo 20 de marzo en la casa Gildemeister.

Noe Bernacelli se emociona cuando habla de poesía. Y por supuesto, cuando habla de diseño. Quizá porque la filigrana con la que se construyen versos se asemeja a los detalles que pone en cada uno de sus diseños y que presentó hace unos días en la Semana de la Moda de París en el hotel Ritz.

“Leo a Charles Baudelaire, a Pablo Neruda. Ahora estoy fascinado con la española Elvira Sastre. Tengo varios poemas tatuados”, dice Bernacelli hablando en sentido figurado sobre la poesía que se quedó para siempre con él y hoy marca sus diseños. Hace un tiempo creo La Foret Noire, una colección inspirada en un bosque ubicado en la frontera entre Francia y Alemania pero también en el famoso poema Las Flores del Mal, de Baudelaire.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


La poesía es solo uno de los instrumentos que el diseñador, con una década de trayectoria, utiliza para crear sus colecciones. “Soy muy visual, me puedo dedicar horas a galerías de arte, a tiendas de antigüedades, a observar belleza. Me considero muy sensible. En mi trabajo hay toda una obsesión por los detalles, por la perfección”, cuenta a Diners a propósito del desfile que hará el 20 de marzo en la casa Gildemeister.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Viajar es también esencial en su proceso y cada experiencia que adquiere en ellos termina reflejada en las colecciones. “La inspiración me viene de ir a un museo, de escuchar una canción en un bar, de ir a una playa, del mar del que estoy rodeado afortunadamente. Pero viajar está ligado también a los cambios de vida, a conocer nuevas formas de vivir”, agrega. Se refiere así a su experiencia en Londres y en Milán, esta última, la ciudad donde vivió y marcó su carrera.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Noe nació en una familia de médicos y abogados, y su destino parecía ser uno de ellos. Pensaban que su amor por las formas lo llevaría a ser un gran cirujano plástico. Y él lo intentó. Se matriculó en medicina pero muy pronto sintió que lo suyo era la pintura y fue por ese camino como llegó al diseño de modas.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


“Mi madre me dijo que me tomara un año sabático y dejara en pausa la carrera de medicina, que viajara, pintara y me relajara un tiempo. Me fui a encontrarme y saber si sería médico o pintor y regresé siendo diseñador de modas. “¿Vas a dejar medicina para hacer vestiditos, Noe?”, me dijo eso literal”, dijo Noe en una entrevista a El Comercio.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


El viaje fue a Santiago de Chile pero fue en Italia donde confirmó el diseño como su vocación. Viviendo en Milán no solo trabajó en la firma de Gianfranco Ferré sino que absorbió como una esponja todo lo relacionado con la industria de la que hoy es referente en Perú.

Tras un tiempo en Italia, donde conoció los entresijos de la industria, Bernacelli decidió volver al país para crear su propia marca hoy reconocida como NB. Y el año pasado celebró una década en el mundo de la moda.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Diez años en los que ha propuesto una forma de expresarse al mundo, tal como lo ha presentado en diferentes espacios: la Semana de la Moda en Vancouver, Los Ángeles, Lima y recientemente en París, entre otros.

“El desfile en el Ritz fue increíble, involucraba una responsabilidad más grande, algo diferente. Era estar en las ligas mayores y fue un trabajo de seis meses de todo el equipo para hacer doce piezas de las cuales se presentaron diez”, cuenta Noe sobre su más reciente experiencia, que ocurrió justo cuando París estaba impactada por la muerte del diseñador Karl Lagerfeld.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Aunque en principio el espíritu de los trajes de Noe se relaciona con diseños lujosos con un eje en lo romántico y lo femenino, la marca también apuesta por prendas pret a porter y de algodón y, desde 2017, tiene colecciones masculinas, de la mano de la marca Barrington.

Así, es posible ver trajes inspirados en cuentos de hadas con capas, drapeados y transparencias que recuerdan el aire misterioso de un bosque; y encontrar en el trabajo de Noe, materiales muy peruanos como la alpaca.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


“El año pasado estuvimos en China, en Los Ángeles y en París. Fue increíble ver el aprecio y la admiración que tienen estos públicos por la por la alpaca, que es un material muy noble. Ahora queremos seguir por ese camino mostrar esa cara que la gente en el extranjero no conoce mucho de Perú”, dice el diseñador que, a la hora de crear, también busca espacios neutrales, de ausencia de color, como punto de partida.

Con este material lleva trabajando ya cuatro años y espera seguir haciéndolo. “Hemos podido trabajar los colores y la paleta exacta en alpaca, entonces tenemos musgo, palo rosa…”, agrega.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Para él, cada colección debe expresar una historia. “Quiero que tomen parte de esta historia. De mujeres cómodas en su propia piel, en la sensualidad, intensidad y en la sofisticación. Como narrador y director de arte editorial me encantaría que abrazaran esta historia entre el poder y la magia, a través de mi punto de vista”.

La más reciente se divide en dos: Cuentos de Invierno, para mujeres; y Fisherman, para hombres. “La de mujeres es de alta costura y tiene alrededor de seis meses de trabajo. Habla de un romance cuasi prohibido entre una pareja que habita un bosque de tinieblas en la que ella es un cuervo de día y él, una serpiente de noche. La inspiración nace del deseo constante de contar historias porque con alta costura podemos jugar a ser más oníricos, más fantasiosos”, explica.

Mientras que la de hombres nace de la admiración de Noe por la estética y prolijidad de los seminaristas que vio cuando vivía en Italia. “Fisherman es sobre ese misterio de trajes oscuros”.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Bernacelli habla siempre en plural sobre su trabajo. “Somos un equipo de veinte personas, un equipo creativo muy cercano y conectado”, recuerda.

Y es con esa base creativa que tiene sede en un bello atelier en Miraflores desde donde Noe busca dar el siguiente paso. “Me siento super contento y orgulloso, es un trabajo conjunto. Ahora estamos buscando la internacionalización”, anuncia.

Foto: Cortesía Noe Bernacelli.


Para él, las palabras que definen su trabajo son “amor por lo detalles, obsesión por la vida, por la belleza”. En otras palabras, por la poesía.

Artículos Relacionados

  • Galería: ¿Cuántos medicamentos tiene en su casa?
  • La versión más privada de Cardi B
  • Todo lo que necesita saber para entender las películas de Marvel
  • Sonidos modernos inspirados en Johann Sebastian Bach